PLENO DE PRESUPUESTOS

Los populares eluden condenar los mensajes racistas de Vox y abogan por “no caldear más el ambiente”

Los populares eluden condenar los mensajes racistas de Vox y abogan por “no caldear más el ambiente”
Juan Vivas y Carlos Rontomé reaccionan a las críticas de la oposición
Juan Vivas y Carlos Rontomé reaccionan a las críticas de la oposición  
El PP se defiende las críticas por su pacto con Vox apostando por la estabilidad necesaria para tiempos de crisis, pero elude condenar explícitamente los menajes islamófobos y golpistas en un grupo interno de Whastapp de la formación ultra. El portavoz popular Carlos Rontomé ha abogado por evitar la confrontación y "no caldera el ambiente".

El portavoz popular Carlos Rontomé ha subido hasta cinco veces a la tribuna de oradores del Salón de Plenos para defender las cuentas del Gobierno para 2020. Un debate de Presupuestos que es en el fondo el debate anticipado sobre el Estado de la Ciudad y que llega tras un convulso inicio de legislatura en el que los populares se han apoyado sucesivamente en PSOE y Vox para la investidura de Vivas y con Vox para sacar adelante los Presupuestos para el ejercicio entrante. 

Cuentas pendientes y reproches entre ex compañeros de viaje y con la fuga de dos diputados de Vox aun fresca y los presuntos mensajes internos de la formación ultra con alusiones islamófobas y golpistas que se encendieron aun más si cabe el debate para la aprobación definitiva de los Presupuestos, que quedó en segundo plano.

A lo largo del debate, tanto Rontomé como Vivas, habitualmente participativo, eludieron condenar expresamente el contenido de los mensajes de WhatsApp filtrados a los medios de comunicación, rehuyendo siquiera calificarlos o comentarlos, al no ser del Partido Popular. En respuesta a las exigencias de la oposición, en especial de Mohamed Alí, Rontomé abogó por evitar la confrontación “y no caldear más el ambiente”. “Esos mensajes no son nuestros, no son del PP, eso quiero que quede claro. Se deben llevar a la Fiscalía y que se juzgue, no somos una turba, hay que recurrir a la Justicia, no caldear los ánimos”. Rontomé reprochó a la oposición que se feliciten por los dos diputados no adscritos que han abandonado Vox por su discurso islamófobo y su funcionamiento dictatorial. “Si le sucede a usted no creo que piense lo mismo, yo no voy a entrar a valora los problemas de otros “, zanjaba.

Los populares rechazaron también la exigencia de Caballas de no compartir espacio público con quien niega la violencia de género, “Aquí no se niega el espacio público a nadie”, espetó Rontomé, “los discurso de odio se retroalimentar y no me parece bien la postura que usted ha tomado”, explicó , en alusión a la oposición frontal con el fascismo que propugna Caballas. “En cuanto al tema de las Cuatro Culturas, vuelvo a decirlo, la estabilidad y la convivencia se han mantenido esos veinte años años gracias a la la acción de Gobierno de PP

Rontomé reprochó de paso que se llame ultraderecha a Vox, cuando, el Gobierno de Pedro Sánchez  “está en una componenda gubernamental al lado de comunistas, separatistas y demás indeseables y en 15 días han intentado soltar a golpistas, se han reunido con delincuentes internacionales y han tenido la poca vergüenza de votar en contra de la persecución de los crímenes de ETA no resueltos en el Parlamento Europeo”. 

Un discurso que poco después viró 180 grados cuando respondía a las acusaciones de Caballas de la complicidad de PP y Vox por pactar los Presupuestos, usando un argumento diametralmente opuesto. “Nos llaman cómplices del fascismo. Es una barbaridad. De qué es cómplice el PSOE a nivel nacional (por pactar la investidura apoyándose en ERC y Bildu), me parece absurdo, una barbaridad. Una cosa son los acuerdos y otra cosa es ser cómplice”·, alegaba quien minutos antes acusaba a Sánchez de pactar con “filoetarras y separatistas”.

En lo que a cuestiones terrenales se refiere, las alegaciones, actrices secundarias en este debate, el PP afirma haber intentado que todos los grupos trabajaran en estos presupuestos, “pero no todo puede encajar”. Son propuesta de la oposición la futura reforma de la plaza Azcárate, la renovación de marquesinas, el nuevo proyecto para un centro de menores y un parque de bomberos y un centro polifuncional (todos ellos proyectos que ya tenía en cartera el Gobierno) nueva residencia universitaria, la rehabilitación de Bienes de Interés Cultural, la expropiaron de parcelas privadas en la Red Natura, reforma del puerto pesquero y un nuevo sistema de subvenciones.

Pero rechazan la devolución de competencias al Pleno propuesta por PSOE, a quien reprochó que “su sindicato”, en alusión a UGT, quiera convertir a Ceuta en un Ayuntamiento. A los socialistas también reprochó Rontomé que se apropien de la política medioambiental.  “Es típico de la izquierda, hay cuestiones que solo son suyas y los demás ni podemos hablar de medio natural”, ironizaba para instantes después burlarse del Gobierno por poner “nombres alucinantes” a los Ministerios como Transición Ecológica.  También reprochó a los socialistas sus críticas por pactar con Vox, cuando el PSOE “si llegó a acuerdos fue a cambio de colocar a asesores, gerentes, directores generales y controladores de barriadas”. 

Para MDyC hubo palabras de agradecimiento por avenirse a negociar con el PP. “Somos un gobio en minoría y hay que hablar y no hay problema en dialogar para cuestiones fundamentales”, defendió. Para Vox, solo palabras de agradecimiento, por su apoyo y por su “responsabilidad”.