PLENO EXTRAORDINARIO

El PP se apoya en Vox para aprobar el calendario laboral sin Ramadán pero abre la puerta para 2021

El PP se apoya en Vox para aprobar el calendario laboral sin Ramadán pero abre la puerta para 2021
Juan Vivas y Dunia Mohamed, durante la sesión plenaria
Juan Vivas y Dunia Mohamed, durante la sesión plenaria  

Por primera vez en la legislatura, el Partido Popular se ha tenido que apoyar en los seis votos de Vox para sacar adelante su propuesta de calendario laboral para 2020, sin incluir el final del mes sagrado de Ramadán, alegando que este año cae en domingo y no es necesario. Una aprobación para la que ha sido necesario desestimar antes las enmiendas de MDyC y PSOE que sí contemplaban la festividad del final del mes de ayuno.

El día siguiente al final del Ramadán 2020 tampoco será festivo, aunque puede que sí lo sea en 2021, ante el compromiso del Gobierno de formar una comisión para su estudio. Pero, de momento, el calendario laboral sigue siendo el mismo, sin cambios respecto a este 2010 y no se contempla como día festivo el final del mes sagrado de Ramadán, alegando que este año cae en domingo y no es necesario.
 

Calendario laboral 2020Propuesta que ha contado con los seis votos de Vox y el rechazo de PSOE, MDyC  y Caballas, estos dos últimos, un año más, reivindicando la necesidad de que el calendario laboral se ajuste a la realidad de la ciudad, algo que no hace pues, recuerdan, Ceuta se paraliza tras el final del Ramadán, con la mitad de la población de celebración.

Las dos enmiendas, de MDyC y PSOE, cayeron en saco roto, desestimadas por el Gobierno, proponente del calendario laboral. Tras negativas y abstenciones en legislaturas pasadas, los socialistas apostaban ahora por declarar festivo e final del Ramadán renunciando a la festividad del Día de Ceuta, con poco arraigo popular para evitar que el calendario laboral sirva de pretexto para enfrentar a comunidades religiosas. Para el portavoz socialista, Manuel Hernández, la confección de un calendario laboral adaptado a la compleja realidad social de Ceuta “es más bien “un reto y una oportunidad”.

Para MDyC, tal y como lo planteó en su enmienda, es necesario por un lado responder a la realidad social de Ceuta y, por otro, defender la españolidad” de la ciudad, algo que no cuadra con el ensalzamiento de Portugal y con la celebración de una “matanza. “No han querido ver la realidad de Ceuta, de la que todos nos sentimos orgullosos”, reprochaba la portavoz de MDyC, Fatima Hamed, no contempla la diversidad y riqueza y niega nuestra españolidad”.
 

A juicio de MDyC, el Día de Ceuta, cuya fecha el Gobierno se comprometió a revisar, “debe ser un día para conmemorar todo lo que nos une, que no es otra cosa que la españolidad”. La la fecha a elegir no puede estar ligada a los portugueses, primero porque niega nuestra españolidad y no nos parece que con Portugal entrase la civilización a nuestra ciudad”.

Un argumento en pro de la convivencia y la españolidad que no comparten los diputados de Vox. Su portavoz y presidente, Juan Sergio Redondo, defiende que la invasión de las tropas portugueses marca “la entrada de Ceuta en la modernidad” y la “unión indisoluble de Ceuta con la Península”, lo que para Redondo son “hechos históricos” que han fraguado la identidad de la Ceuta de hoy.
 

La celebración del calendario católico o la inclusión de festividades como la de San Daniel, que reivindican desde Vox, son parte de la identidad de Ceuta y “la identidad histórica y cultural no debe ser nunca distinta al conjunto de la nación a la que pertenecemos”.

Pero, recuerda Mohamed Alí, la geografía es tozuda: “De la identidad de Ceuta no se puede extirpar que es una ciudad africana: soy español pero africano y eso parece que deberíamos tenerlo claro”, ironizaba el líder de Caballas ante los argumentos del líder de Vox. Para Alí el principal obstáculo no son sino los “prejuicios” que arrastra la derecha española.

Y con Vox por medio tirando del PP hacia la derecha, lamenta Mohamed Alí, es aún más difícil alcanzar un consenso: “Saben lo que dice Abascal de los musulmanes, este señor nos excluye, no encajamos en sus parámetros de español”.