A UNA SEMANA DE DISOLVER LA CORTES

El PP aprueba una propuesta de reforma de la Ley del Menor "para no ser la guardería de Marruecos"

El PP aprueba una propuesta de reforma de la Ley del Menor "para no ser la guardería de Marruecos"

El Gobierno de al Ciudad, apoyándose en la mayoría absoluta del PP, ha sacado adelante la propuesta de reforma de la Ley de Protección del Menor para facilitar la expulsión de los niños migrantes de origen marroquí apelando por vez primera al acuerdo con Marruecos de 2013. La medida ha contado con los votos a favor del PP, en contra de PSOE, Caballas y MDyC y la acostumbrada abstención de Ciudadanos.

La propuesta llega a una semana de la disolución de las Cortes y sin acuerdo previo con el Gobierno central, lo que inevitablemente hará que esta iniciativa legislativa caiga en saco roto (obligando a retomar la iniciativa en la próxima legislatura), a ocho semanas de que el Ejecutivo e Pedro Sánchez casi en funciones y a dos meses de las elecciones municipales. Un escenario y un calendario que para la oposición es un claro síntoma de electoralismo.

Para el Patio Popular y para su portavoz, Emilio Carreira, es un problema que “sigue creciendo y no hay un instrumento para detenerlo”. Según cifras del Gobierno, el número de menores extranjeros no acompañados ha pasado de 800 acogidos a cerca de 4.000 atendidos, lo que supone un incremento del 400 por cien y la estancia media se ha prolongado un 92 por ciento.

La propuesta pasa por la activación de mecanismos para el retorno de los menores a su entorno familiar, donde mejor están a juicio del PP, o, en su caso, el traslado de los menores no acompañados a centros de acogida de la península a los tres meses de estancia en Ceuta. Los responsables de esos niños,insistía el portavoz del Gobierno “poniendo el dedo en la llaga” son los padres primero y su Gobierno después.

Los motivos de esta “huida”, argumenta Carreira, es que “hay una política diseñada desde otro sitio” que esta “alentando” estos movimientos que no obedecen al “desamparo” sin que tienen motivos estrictamente económicos. “No estamos hablando de menores en situación de desamparo, no porque no tengan familia o no tengan un gobierno, sino porque quieren establecer su proyecto de vida en otro sitio y no aceptan ningún recurso de protección porque no son menores en situación de desamparo son razones económicas, no de desamparo”, alega, insistiendo e que las competencias en materia de inmigración son exclusivas del Estado. “No hay que devolver lo que nunca has tenido,la inmigración es una competencia exclusiva el Estado”, zanjaba el portavoz popular, subrayando que lo que pretenden es cambiar una Ley que no funciona: “Toda la normativa que existe no está dando solución a un fenómeno que está afectando de forma nuclear a Ceuta”.

Para el PP “se utilizan los servicios sociales de modo fraudulento por parte de menores y familias de un país extranjero que sí tiene recursos para atenderlos y pretenden que sea la Ciudad al que cargue con las consecuencias del no ejercicio de sus obligaciones”. “La responsabilidad de un niño es de sus padres, irrenunciable, aquí y en la China, si los derechos son universales los deberes también, solo los salvajes desatienden a sus hijos”. “¿Marruecos no tiene Gobierno ni recursos para atender a sus menores sin forzar a que salgan?”, interpelaba el portavoz popular.

El objetivo en la ciudad, explicaba Carreira, “es impedir que Ceuta se convierta en la guardería de Marrueco”, de otro modo, alega “estaríamos detrayendo el dinero de los asuntos sociales de los ceutíes, que es nuestra obligación”. El portavoz parlamentario del PP insiste en que no hay incitación al odio ni electoralismo alguna en su propuesta. “Si usted cree que esta propuesta es odio a esos niños, está usted enfermo”, lamentaba Carreira señalando al portavoz de aballas, Juan Luis Aróstegui.

La propuesta fue rechazada por PSOE, Caballas y MDyC que acusan al Gobierno de “electoralismo”, incitación al odio y con dudas sobre su legalidad.

Para el PSOE, que dedicó buena parte de su intervención a desgranar competencias y ministerios competentes, consideran que es “aventurado suponer que el retorno es lo mejor para el menor”. Medida que, no obstante, plantea ahora con un Gobierno socialista en La Moncloa y no en los siete años que estuvo ocupada por el PP. Un oportunismo que reprocharon todos los grupos de la oposición, que interpelaron al Gobierno para que explicara por qué ahora y no durante los gobiernos de Mariano Rajoy.

El portavoz socialista cree que “el interés superior del menor es una decisión individualizada” y no puede hacerse tabla rasa con todos los niños migrantes, recordando que la normativa europea alerta de que no se puede llevar a cabo el retorno “si no hay garantías”. “Es ilegal, no se ajusta a derecho es un desastre, una forma descarada de hacer política sin un sentido legal”.

Desde Caballas, Juan Luis Aróstegui insistió en que “nadie olvide por un solo instante que estamos hablando de personas, personas especialmente vulnerables”. Niños a los que “se les priva de del derecho a la educación”. Para los localistas se trata solo de una medida electoralista a rebufo del mensaje racista de la ultraderecha “que tengan suerte con su electorado”. Una estrategia que, considera Aróstegui, les conviete en “adalides del odio”.

“Dicen que es un problema migratorio que corresponde al Estado, pero ustedes han gobernado durante siete años y que han hecho, absolutamente nada”, acusaba Aróstegui “vienen a reconocer públicamente que son unos incompetentes, unos incapaces, el PP que ustedes aplauden ha sido incapaz durante siete años de hacer nada positivo en esta materia más allá del palo y la exclusión, hay vida más allá, basada en la educación y la solidaridad”

Desde MDyC, Fatima Hamed, acusó al Gobierno de presentar una iniciativa legislativa sin tan siquiera aportar los informes de oportunidad y legalidad, extremo que negó la secretaria temporal asegurando que la iniciativa legislativa está amparada por el Estatuto de Autonomía de Ceuta. “Entendemos que esta propuesta atenta contra varios principios constitucionales y ni siquiera observa el reglamento de la Asamblea”, acusaba poniendo además en solfa las cifras ofrecidas por el Gobierno y señalando que e años anteriores había más menores acogidos que en a actualidad.

Hamed señaló también la tergiversación de los números ofrecidos por la Ciudad, que compara ingresos de menores en el número de ellos atendidos. “No entendemos cómo se acoge a 400 menos y dónde han ido a parar esos 3.700 que faltan”. Según los cálculos de MDyC, la cifra de niños migrantes ha caído un 30 por ciento desde 2004.

Ciudadanos fue la única formación que dio su apoyo tácito a la medida con su abstención, pese a que durante toda su intervención lamentó la “auténtica barbaridad” que supone la propuesta de primar la devolución de los menores. Más aun cuando es una propuesta que tiene que aprobar un Consejo de Ministros con el que no hay un acuerdo previo y al que le queda poco más de una semana en funciones. “Va a poner en ridículo a toda la Asamblea de Ceuta”, alertó el diputad Javier Varga para el que Ceuta “está haciendo lo mismo que Melilla, después de Melilla y peor que Melilla, esta pantomima se ha quedado sin telón de fondo”.