RESCISIÓN

La Ciudad confirma que "negocia" un divorcio con Trace y no descarta "nada" para el futuro del servicio

La Ciudad confirma que "negocia" un divorcio con Trace y no descarta "nada" para el futuro del servicio
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

La Ciudad buscará "la mejor y más barata" solución jurídica posible para romper con la actual concesionaria de la limpieza pública viaria y la recogida de residuos. Hachuel repite que lo único que se descarta es la municipalización y dice que "los técnicos" resolverán si podría haber perjuicios para la plantilla si Tragsa no puede asumir íntegro su Convenio Colectivo actual.

Al final el PP le va a meter mano a Trace. El portavoz del Gobierno de Ceuta, Jacob Hachuel, ha confirmado este viernes que, tal y como ha informado Ceutaldia.com, la Ciudad Autónoma ya está "negociando la rescisión" del contrato vigente desde febrero de 2013 para el servicio de limpieza pública viaria y recogida de basuras. "El ambiente las conversaciones no es malo", ha afirmado el también consejero pese a que todas las fuentes consultadas dan por hecho que el asunto terminará en los Juzgados.

"No es fácil rescindir un contrato de estas características pero ni el Gobierno ni la propia empresa estamos satisfechos con la prestación. Ahora hay que encontrar la fórmula jurídica para hacerlo, nosotros desde la defensa de los intereses de la Administración", ha ampliado Hachuel, que no detallado que el Ejecutivo pretende detraer a la empresa cinco millones por servicios supuestamente no prestados, la misma cantidad aproximadamente que la concesionaria argumenta que se le debe por pagos no realizados (subidas de sueldos, etcétera) y un desequilibrio en la prestación de unos dos millones.

Menos explícito todavía ha estado Hachuel en lo que al futuro se refiere. Es obvio, porque la municipalización es lo único que ni se contempla pese a casos exitosos desarrollados por Ayuntamientos del PP como el de León, que habrá que licitar y adjudicar otro contrato.

Eso va a llevar "meses, un año o incluso más". ¿Qué se hará para cubrir esa "ventana"? El portavoz ha dejado claro que no se romperá con Trace hasta que esté cerrada una alternativa "sin solución de continuidad" para un servicio básico y fundamental y ha confirmado que una encomienda de gestión a Tragsa está sobre la mesa. Pese a que ha dicho que hay otras posibles salidas no ha concretado ni esbozado ninguna.

Tal vía abre nuevas incógnitas planteadas por Caballas "seguramente muy fundamentadas pero no tan automáticas" como la de qué sucederá con el extraordinario Convenio Colectivo de Trace (en comparación con el de Tragsa) más allá de las condiciones salariales, que también. "Aspiramos a proteger al máximo los puestos de trabajo pero todas las alternatvas, menos la municipalización, están abiertas y en ellas trabajan los técnicos para encontrar el mejor resultado posible y el más barato para la Ciudad Autónoma", ha resumido.