El PP convierte ahora en promesas para Ceuta y Melilla las reivindicaciones fiscales de la patronal


El PP convierte ahora en promesas para Ceuta y Melilla las reivindicaciones fiscales de la patronal

- Vivas e Imbroda han aprovechado la cita para contestar a las declaraciones realizadas por el ex Embajador de Marruecos en el que incluía a ambas ciudades como un objetivo nacional

- El PP de Ceuta y Melilla promete mejorar el Régimen Económico y Fiscal ampliando las deduciones y bonificaciones existentes y reformando el IPSI

Los candidatos del PP en Ceuta y Melilla, más que los presidentes de Ceuta y Melilla, Juan Vivas y Juan José Imbroda han comparecido en un acto de partido, puro y duro, este viernes en el hotel Ulises para anunciar sus promesas en materia fiscal y financiera para las dos ciudades autónomas. Las promesas son las mismas en ambos territorios y así se recogerán en los programas. ¿En qué consisten? Son exactamente las reivindicaciones que los agentes sociales, patronal, de forma más enfática, y sindicatos han venido realizando durante la última década reunión tras reunión con los gobiernos o dictamen tras dictamen del Consejo Económico y Social o Mesa por la Economía tras Mesa por la Economía.

Esas reivindicaciones, hoy convertidas en promesas de futuro, han sido repasadas punto por punto por Juan Vivas durante cerca de una hora. El candidato del PP a la presidencia ha repasado las 14 medidas que tanto el PP de Melilla como el de Ceuta incluirán en su programa electoral, su contrato con los ciudadanos para los próximos cuatro años, ante la más que previsible victoria.

En el hotel Ulises, escuchando esas promesas, estaban buena parte de los integrantes de las cúpulas de la Confederación de Empresarios de Ceuta y de la Cámara de Comercio, así como todos los miembros de la lista del PP y algunos miembros del Gobierno que no repetirán. Y es que Vivas calificó la cita como “el primer acto formal de la partida de cara al 22 de mayo”.

Las propuestas fiscales presentadas pasan en buena parte por la voluntad del Gobierno central y por la Unión Europea, por eso tanto Vivas como Imbroda han resaltado que cuentan con “el aval de Mariano Rajoy” y que todo ese ingente apoyo que necesitan Ceuta y Melilla en materia fiscal lo recibirán cuando el PP alcance el Gobierno central.

Las medidas prometidas son competencia del Estado en muchos casos y se han prometido a los agentes sociales su puesta en marcha y su defensa en reiteradas ocasiones. Todas ellas persiguen reforzar el reconocimiento de las peculiaridades y particularidades de Ceuta y Melilla, su hecho fronterizo y su situación geográfica en el continente africano.

“Del reconocimiento de esas peculiaridades dependen cosas tan importantes como “el arraigo” o que las “comunicaciones con la península sean ágiles y asequibles” o el “desarrollo de la actividad económica y productiva de Ceuta y Melilla”, ha explicado Vivas.

Más allá de las medidas, tanto Vivas como Imbroda han lanzado una respuesta-ataque a las autoridades del país vecino . “las autoridades del país vecino no tienen voluntad de fomentar un marco en que las relaciones estén basadas en el respeto, la cooperación y la complementariedad”, ha manifestado Vivas.

“Deberíamos hacer una nota conjunta para responder a las declaraciones de un ex embajador de un país que debería ser amigo y que muestran una vez más la insolencia y la deslealtad de un país con el que cooperamos como es Marruecos y al que las dos ciudades autónomas tiene vocación de querer”, ha reafirmado Imbroda.

Hecho ese largo preámbulo, Vivas ha desgranado sus medidas. “No hay nada nuevo”, manifestó adelantándose así a las posibles críticas. “Pero es que para lograr la reforma del REF hace falta la perseverancia de Hércules”, ha apostillado el presidente.

El PP ha prometido la reforma del Impuesto de Sociedades para que la bonificación de la que disfrutan las empresas de Ceuta y Melilla pase del 50 al 75 por ciento y para que esta, tal y como sucede con el IRPF, sea extensible a los beneficios obtenidos por las empresas fuera de las ciudades autónomas hasta el límite de los beneficios obtenidos también en Ceuta. Del mismo modo quieren que esa bonificación sea del cien por cien en los casos en los que el beneficio no supere los cinco millones de euros.

Una medida con la que pretenden afianzar la implantación de empresas en ambas ciudades autónomas.

Por supuesto, Vivas ha incluído la reforma y revisión del IPSI, se trataría de garantizar más aún la recaudación, tal y como ya sucede y de rebajar algunos tipos (potestad que ya tienen los Gobiernos autónomos en manos del PP y que no aplican a pesar de las constantes peticiones en ese sentido de la patronal y de los sindicatos, en los últimos años sí se han subido algunos tipos y supuestos). A la rebaja de tipos se quiere añadir la eterna modernización del impuesto que lo asemejaría al IVA, para lograr así, que la mercancía almacenada, pero no vendida, no soportara el impuesto, tal y como sí sucede hoy en día.

La idea es mejorar la competitividad y el abastecimiento de las empresas ceutíes, especialmente del comercio.

Especial énfasis ha puesto Vivas a la hora de explicar que no les ha “quedado más remedio” que incluir entre sus medidas la promesa electoral incumplida por el PSOE de hacer extensible a todos los sectores productivos y ampliarlas hasta el 50 por ciento la bonificación de las cuotas de la Seguridad Social. “Sigue siendo una incertidumbre su aprobación”, ha recordado Vivas.

Por fin el presidente de Ceuta ha despejado la incógnita sobre si su apuesta es por la integración en la Unión Aduanera o no. La respuesta es sí, pero con tres condiciones: “Que exista acuerdo entre los agentes sociales, que se produzca junto con una potenciación de las peculiaridades fiscales de las dos ciudades autónomas y que sea compatible con el mantenimiento de las actividades que ya vienen desarrollándose al amparo de la condición de territorio franco de las dos ciudades”, ha explicado Vivas.

La deducción del IRPF también quiere llevarse hasta el 75 por ciento. Vivas e Imbroda quieren también que se garantice el suministro de agua, energía y residuos a precios no superiores a la media del conjunto del Estado con la misma calidad en esos servicios básicos, por lo que consideran necesario un reconocimiento especial por parte del Estado.

Igualmente necesario creen que las ciudades autónomas sigan recibiendo fondos de la Unión Europea como hasta ahora para paliar su situación geográfica como únicas fronteras terrestres de la UE en África. Para lograr ese reconocimiento y ese objetivo, el PP quiere una oficina común de Ceuta y Melilla en Bruselas.

Por supuesto el PP ha prometido mejorar la comunicación con la península y abaratar su coste, aunque no han dicho cómo.

Consulte el programa del PP en materia fiscal y financiera