FINAL DE RAMADÁN, NO

PP y Cs aprueban el calendario laboral de 2018 con San Antonio, el 6 de agosto y Eid El Adha como festivos

PP y Cs aprueban el calendario laboral de 2018 con San Antonio, el 6 de agosto y Eid El Adha como festivos
Chandiramani y Varga, este lunes, en el Pleno.
Chandiramani y Varga, este lunes, en el Pleno.  

El año próximo serán jornadas no laborables retribudas no recuperables el 1 y el 6 de enero, el 29 y el 30 de marzo (Jueves y Viernes Santo), el 1 de mayo, el 13 de junio, el 6, el 15 y el 22 de agosto, el 12 de octubre, el 1 de noviembre y el 6, 8 y 25 de diciembre. Una Comisión estudiará la polémica que sigue generando la exclusión de la Pascua de final de Ramadán.

La consejera de Hacienda del Gobierno local, Kissy Chandiramani, ha asumido este lunes la “difícil” misión, así la ha reconocido y catalogado por sus connotaciones “religiosas”y “sentimentales”, de defender la propuesta de calendario laboral del PP para 2018, que apuesta porque sea festivo el lunes 6 de agosto y no la Pascua de fin de Ramadán, Eid Al Fitr, 15 de junio, que no será jornada lectiva. En total, los 14 festivos señalados por el Ejecutivo son el 1 y el 6 de enero, el 29 y el 30 de marzo (Jueves y Viernes Santo), el 1 de mayo, el 13 de junio, el 6, el 15 y el 22 de agosto (Pascua del Sacrificio), el 12 de octubre, el 1 de noviembre y el 6, 8 y 25 de diciembre.

Los festivos locales elegidos son la Pascua musulmana del Sacrificio, San Antonio y el día después al de la Virgen de África, que cae en domingo y se pasa al lunes, no como el 2 de septiembre, con el que no se hace lo propio. “Qué más quisiéramos que celebrar también el Diwali y el Yom Kippur pero tenemos unas limitaciones”, ha reseñado Chandiramani, que ha recordado que “la convivencia se sustenta en un equilibrio delicado en el que todos tenemos que trabajar”.

El PSOE ha reiterado a través de su portavoz, Manuel Hernández, que querría un calendario laico e “incluyente” y no apegado a las tradiciones religiosas. “Desde nuestro punto de vista lo primero que tendríamos que plantearnos es de dónde venimos y adónde vamos”, ha expuesto el socialista, que ha terminado apelando al cumplimiento de las disposiciones legales vigentes para concluir que “somos partidarios de la creación de una Comisión Técnica en la que, desde el consenso, la responsabilidad y la altura de miras se llegue a un acuerdo con voluntad política”.

El portavoz de Caballas, Mohamed Ali, ha lamentado que el debate sobre la “normalización” de la inclusión de las mayores fiestas de la comunidad musulmana en el calendario laboral no haya terminado tras años dándole vueltas. “¿Alguien en su sano juicio va a negar que la ciudad se para cuando termina el Ramadán, que la frontera y el puerto están desiertos, que no hay niños en los colegios...? ¿Esa no es la realidad, no una batalla religiosa? Se trata de normalizar las cosas, ni más ni menos”, ha resumido.

Ali ha reconocido que todos van con este tema “a marcarse un tanto” y ha criticado que no se haya apostado “por la naturalidad, como se hizo en 2009 con la Pascua del Sacrificio”. “En el Foro de la Educación, donde está el Gobierno de la Ciudad, concretamente el señor Celaya, los sindicatos, la FAMPA, los empresarios, la Dirección Provincial del Ministerio... se llegó a un acuerdo pero en el órgano de soberanía de Ceuta no”, ha comparado el localista, que ha recordado que hace ya un año que el PP rechazó la propuesta de Caballas para aprovechar los dos festivos que siempre caen en domingo para, no llevando ninguno a lunes, incluir todas las grandes celebraciones tradiconales locales.

El MDyC ha defendido que su propuesta, que plantea la misma salida que la de Caballas, no hacer festivo el 6 de agosto y sí el 15 de junio del año próximo, es la idónea para vencer a los argumentos “casposos y fachas de quienes tienen miedo al moro”. “Vamos a superar los prejuicios”, ha pedido Hamed, “y vamos a ser realmente ejemplares con el mensaje de convivencia que supuestamente queremos mandar al mundo”.

Ciudadanos se ha posicionado en favor de no mantener más festividades religiosas que las “tradicionales” y Varga ha lamentado la generación de “polémicas” y “tensiones” a costa de los credos. “Para nosotros lo polémico es que no está el Día de Ceuta, que es el que debe estar en el calendario laboral para existir y para tener visibilidad”, ha defendido la formación naranja, que ha terminado ofreciendo su voto a cambio de "enriquecer" el programa de actos del 2 de septiembre de 2018.

Chandiramani se ha comprometido a constituir una Comisión que empiece a trabajar en octubre para consensuar un calendario que “atienda las tradiciones, que es lo que hemos pretendido” y para analizar el coste económico y otras derivadas de las jornadas no laborables, retribuidas y no recuperables.