El PP se niega a abrir un proceso de reforma del Estatuto de Autonomía de 1995

El PP se niega a abrir un proceso de reforma del Estatuto de Autonomía de 1995
El PP ha votado en contra de la propuesta de Caballas.
El PP ha votado en contra de la propuesta de Caballas.  

- Caballas defiende sin éxito que es necesario "regular con más detalle" la capacidad de autogobierno de la Ciudad y recoger en el texto la pluralidad lingüística y cultural, el REF o el transporte marítimo

- Carreira dice que "no tiene sentido" ni dar pábulo a las voces "anti autonomistas" ni plantear ese proceso cuando no hay formado ni Gobierno de la Nación


El PP ha hecho naufragar este jueves en el Pleno con su mayoría una propuesta de resolución de Caballas para poner en marcha un proceso "político" que culmine "con la reforma del vigente Estatuto de Autonomía de la Ciudad de Ceuta" de conformidad con su artículo 41, que establece que la iniciativa "corresponde a la Asamblea" con un apoyo mínimo de dos tercios de la misma y siempre que posteriormente bendigan lo pactado las Cortes Generales "mediante Ley Orgánica".

juan Luis Aróstegui ha sido el encargado de justificar la necesidad de dar tal paso en busca de, al menos, cuatro objetivos: "Una regulación más detallada de la capacidad de autoorganización"; "una mejor definición el marco competencial (incluyendo el régimen de gestión financiera); "la inclusión de los principales elementos del Régimen Económico y Fiscal (REF) especial y otras singularidades tales como el transporte marítimo, la inmigración, o la frontera"; y "la plasmación de la diversidad cultural".

A juicio de la coalición el texto promulgado en 1995 "fue el resultado de un duro conflicto político que tuvo lugar entre quienes defendían la aplicación de la Transitoria Quinta de la Constitución y quienes optaban por fórmulas alternativas para dar carta de naturaleza al legítimo derecho de Ceuta regular su capacidad de autogobierno" que dio como fruto "una norma improvisada, sin parangón en el ámbito político ni jurídico, que no contó en ningún momento con la opinión ni el apoyo de la ciudadanía".

"La experiencia de estos últimos veinte años ha ido mostrando las enormes carencias de este Estatuto, en algunos casos por deficiente redacción, en otros por falta de concreción o incluso clamorosas omisiones y en otros muchos por modificación de la legislación de referencia", ha reseñado el portavoz accidental de Caballas.

A esos déficits ha sumado Aróstegui "el preocupante proceso de descuelgue que se ha ido produciendo en el transcurso del tiempo como consecuencia del voluminoso desarrollo legislativo de las Comunidades Autónomas, al que Ceuta no ha podido sumarse en virtud de sus limitaciones estatutarias".

La coyuntura política es, para los de Mohamed Ali, propicio porque "estamos al inicio de una nueva legislatura, el momento político más oportuno para plantear esta reivindicación que debe contar con el mayor consenso posible, tanto en nuestra Asamblea como en las Cortes Generales".

"Para Caballas el futuro de Ceuta pasa por la conquista del rango de Comunidad Autónoma, de conformidad con la Disposición Transitoria Quinta de la Constitución, pero somos conscientes de que la correlación de fuerza parlamentaria en este momento no permite acometer esta empresa aunque sí posible, necesario y urgente para resolver todos los problemas que estamos padeciendo en la actualidad".

"El Estatuto tiene largo recorrido"

Emilio Carreira ha defendido, como portavoz accidental del Grupo Popular, que el Estatuto de 1995 “ha sido y es un extraordinario instrumento al servicio de los ceutíes” porque antes “la ciudad estaba aislada del conjunto del Estado”. “Yo no sé en qué va a terminar la incertidumbre política actual", ha señalado el también consejero, "si en secesiones, estados federales o quedarse como está pero el vigente es un texto que supone un ajuste perfecto de las necesidades de la ciudad porque recoge competencias autonómicas sin desdeñar las municipales, algo parecido a las comunidades autónomas uniprovinciales".

El político del PP ha argumentado que el texto todavía tiene, a sus 21 años, "largo recorrido", y que Caballas hace un flaco favor dando pábulo a las "voces antiautonomistas" de la ciudad para "destruir lo que tardamos tanto en crear. "Abrir ese proceso político sin que se haya completado el de formación del Gobierno de la Nación no tiene sentido y en este caso lo menos importante es a quién o cuántos cargos se pueda nombrar: lo trascendente es nuestra capacidad de autogobierno, que el Estado está obligado a respetar y proteger".