A PROPUESTA DE CABALLAS

El PP rechaza un plan educativo contra el racismo y por la interculturalidad porque no quiere “adoctrinar”

El PP rechaza un plan educativo contra el racismo y por la interculturalidad porque no quiere “adoctrinar”
Juan Luis Aróstegui
Juan Luis Aróstegui  

El Pleno de la Asambleas ha rechazado, con los votos en contra de PP y la abstención de PSOE, MDyC y Ciudadanos, un plan educativo contra el racismo y por la interculturalidad porque no quiere “adoctrinar en valores” a la ciudadanía propuesta de Caballas.

“Es una propuesta política más que educativa”, alegó el consejero de Educación y Cultura, Javier Celaya, que entiende que el objetivo que busca Caballas ya está cubierto por la guía Ceuta Te Enseña.

“Lo que pretende es que de alguna manera desde la Ciudad se intente educar en valores a la ciudadanía, propone que se lleve a cabo poco más o menos un proyecto cuyo objetivo final es adoctrinar a la ciudadanía”, resumía Celaya.

Para el portavoz de Caballas, Juan Luis Aróstegui, la idea innovadora” va más allá de los centros docentes, se trataría de que la educación en valores esté presente en cualquier aspecto de la vida social: “Una idea basada en una forma innovadora de entender la educación, que va más allá de los centros docentes, también una plaza pública, en un medio de comunicación, en un concierto, en cualquier relación humana gay un componente educativo”.

A juicio de Aróstegui esta lucha por preservar valores como la interculturalidad, la defensa de la españolidad y la convivencia de Ceuta, es más urgente ahora con el avance de la extrema derecha.

“Ahora estamos peor de lo que estábamos pero con un añadido que nos preocupa sobremanera, la extrema derecha es una tragedia para el mundo occidental construido sobre principios democráticos, opero en Ceuta es un suicidio”, alerta,  “aceptar, importar o aunque sea tolerar esa forma de entender la vida basada en el machismo, racismo y la xenofobia es la sentencia de muerte, pero no por lo que vayan  a hacer, porque nada de lo dicen estos bocazas se va a convertir en un hecho pero están contaminando a muchas personas”.

Permitir que cale el discurso racista y machista, avisa Aróstegui, es un peligro para la democracia en todo el mundo, pero en Ceuta “no es jugar con fuego, es quemarnos a lo bonzo”.