CÓDIGO PENAL

El PP se presenta como adalid de la cadena perpetua "revisable" al rebufo del 'caso Diana Quer'

El PP se presenta como adalid de la cadena perpetua "revisable" al rebufo del 'caso Diana Quer'
Imagen del interior de la prisión de Loma Mendizábal.
Imagen del interior de la prisión de Loma Mendizábal.  

El PP de Ceuta ha dejado claro en un comunicado este miércoles, cuando todavía copa las páginas de sucesos la aparición del cadáver de Diana Quer y la detención de su asesino u homicida confeso, que "defiende" la "prisión permanente revisable" frente a "los partidos de la oposición que votan eliminarla (PSOE, Podemos y PNV)" o se abstienen, como Ciudadanos (Cs).

Los de Rajoy y Vivas "lamentan" que otros partidos "quieran aprovechar la falta de mayoría absoluta del PP para eliminar" la cadena perpetua revisable "que pretende dar respuesta a los delitos más graves y es, además, compatible con la reinserción del reo y 'homologada por países con el más alto grado de democracia”.

La portavoz de Justicia del Grupo Parlamentario del Partido Popular, María Jesús Moro, ha argumentado que “se incorporó a nuestro código Penal en la X Legislatura [en 2015] con extremo cuidado y como una pena máxima pero para unos delitos extremadamente graves con un gran impacto social y con unos requisitos muy cuidados en el contexto que nos exigen nuestra Constitución, nuestro compromiso con los Tratados Internacionales en materia de Derechos Humanos y de acuerdo con los informes del Consejo de Estado”.

“La prisión permanente revisable no es una cadena perpetua”, ha hecho hincapié, sino que “es compatible con la reinserción del reo” y afecta a "los delitos más graves, como los vinculados con el terrorismo, los crímenes con atentado a la libertad sexual o los genocidios. "Está dirigida, según ha recordado “a presos con una reinserción muy complicada y demostrada a lo largo de los años”.

“Lo que se pretende”, ha explicado Moro sobre el sentido de esta figura, “es responder a unos delincuentes que por la gravedad de sus conductas, que son reiteradas, que pueden reiterarse en el tiempo y que no se reinsertan fácilmente en prisión, es necesaria una seguridad en los plazos para la suspensión de la ejecución de la pena o para el tercer grado”, algo que queda garantizado con la labor “de seguimiento de los profesionales” especializados estudiando las circunstancias concretas de este tipo de preso.

La diputada popular ha lamentado que algunos grupos hayan hecho de esta cuestión tan sensible “un caballo de batalla y hayan pretendido su eliminación” pero ha recordado que esta figura “está homologada por países con el más alto grado de democracia y que su eliminación debería vincularse a análisis serios y rigurosos, y no vincularse a casos concretos”. “No se puede hacer demagogia ni para legislar en caliente ni para eliminar en caliente”, ha añadido en respuesta a las críticas de algunos grupos de la oposición.

“No somos reacios a que se mejoren algunos aspectos”, ha puntualizado, pero “hay que dejar muy claro que no estamos ante una cadena perpetua, sino que se trata de una prisión compatible con la reinserción del delincuente, que responde a los parámetros señalados por la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y del Consejo de Estado”, ha sintetizado al respecto, recordando que por estas razones esta figura “no debe eliminarse sin más”.