DEVOLUCIÓN AL PLENO

El PSOE da 70 días de estable inestabilidad a Vivas, en vilo por qué votará sobre las competencias

El PSOE da 70 días de estable inestabilidad a Vivas, en vilo por qué votará sobre las competencias
Hernández y Vivas, en una imagen de archivo.
Hernández y Vivas, en una imagen de archivo.  

Setenta días después de su investidura, el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha probado en estos casi dos meses y medio el sabor de la estable inestabilidad que le da el PSOE. “Somos conscientes de que vamos a tener un Gobierno en minoría y el PSOE va a mantener una oposición leal y constructiva, algo que da para mucho en las cuestiones fundamentales”, anunció entonces el presidente del PP, que ha facilitado a los socialistas el nombramiento de más de diez asesores y coordinadores de barriadas y les ha dado dos puestos en el Consejo de Administración del Puerto.

Incluso la Gerencia de RTVCE ha recaído en Isaac Medina, uno de los responsables de Comunicación durante la campaña electoral de los de Manuel Hernández, aunque en el PP no ha dejado de sorprender la actitud de Daoiz, que ha intentado desmarcarse de su elección.

El traspiés sonoro inaugural de la relación entre populares y socialistas llegó en el Pleno de julio, cuando el PSOE se alineó con Vox y el MDyC para exigir una auditoría externa de la Ciudad Autónoma que todavía nadie sabe cómo ni cuándo ni de qué manera ni a qué coste ejecutar.

En el Pleno de este mes llegará el primer paso de un Rubicón: la posición de los socialistas se antoja clave para saber si prosperará o no la propuesta del MDyC para devolver a la Corporación todas las competencias delegadas en 1995 en el Consejo de Gobierno en materia de contratación, empleo, personal...

En julio, apelando a razones de forma, el Gobierno consiguió ganar un mes para cocinar el tema. Hasta tres informes lleva la Secretaría General sobre la cuestión, que en caso de votarse contará con el respaldo de Vox y Caballas a los de Fatima Hamed (9 escaños) y el rechazo del PP (9). El Ejecutivo no sabe todavía qué hará el PSOE, al que no solo se ve dividido entre Daoiz y la Delegación sino también entre un sector más templado y otro dispuesto a "exprimir" a Vivas desde su nueva posición clave.

El Gobierno ha puesto toda su maquinaria en marcha para intentar posponer de nuevo el debate e intentar, como solución intermedia, conceder al Pleno la última palabra en las decisiones verdaderamente trascendentales sin retrotraer todas las competencias delegadas.

“El MDyC lo único que pretende", censuró hace dos semanas Kissy Chandiramani, "es paralizar las decisiones que esta institución tiene que llevar y tiene que aprobar para el cumplimiento de los servicios públicos y todas las actuaciones que tiene encomendada esta institución”. Vox rema en sentido contrario: "En aras de devolver a la gestión política de la Ciudad la transparencia, el dialogo, la eficacia y sobre todo la posibilidad de hacer partícipe de ella a sus ciudadanos, consideramos como especialmente necesaria la devolución de las competencias a su legítimo titular, que no es otro que el Pleno". El PSOE decidirá qué rumbo toma la nave.