RECHAZO EN FRONTERA

El PSOE se enmienda a sí mismo y apuesta por mantener de momento las 'devoluciones en caliente'

El PSOE se enmienda a sí mismo y apuesta por mantener de momento las 'devoluciones en caliente'
La Guardia Civil, en suelo español, expulsa a un inmigrante tras permanecer durante horas en la valla en Finca Berrocal.
La Guardia Civil, en suelo español, expulsa a un inmigrante tras permanecer durante horas en la valla en Finca Berrocal.  

"El gobierno que salga de esta moción de censura", prometió Pedro Sánchez, "iniciará la derogación de los aspectos más virulentos de la Ley Mordaza. Me comprometo a impulsar la derogación urgente de aquellos artículos que fueron recurridos ante el Tribunal Constitucional por el PSOE y por los grupos parlamentarios de la oposición. Me refiero a los artículos que limitan desproporcionadamente, a nuestro juicio, el ejercicio de los derechos de reunión y manifestación y la libertad de expresión, a los artículos que restringen la libertad de información de los profesionales del periodismo o a la disposición final que permite la expulsión de extranjeros en frontera de forma arbitraria y sin derecho a la tutela judicial efectiva".

Pues no. Al menos de momento. Según informa el diario 'El País', el Grupo Socialista ha presentado este martes en la Comisión del Congreso que estudia la reforma de la 'ley mordaza' que legalizó las 'devoluciones en caliente' como 'rechazo en frontera' una enmienda para mantener esa práctica.

El PSOE alega que esta “modificación requiere una reflexión” que, además, no debe plantearse en la reforma de esta ley, sino en una próxima del régimen de extranjería. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha sido según el periódico "el defensor de esta postura que contradice lo que Pedro Sánchez mantuvo en la oposición".

Los socialistas han formulado 25 enmiendas al texto del PNV que va a servir de base para debatir en el Congreso la reforma de la ley mordaza y una de ellas "pide suprimir precisamente la propuesta de los nacionalistas vascos de modificar el apartado segundo de la disposición adicional con la que el PP legalizó las devoluciones en caliente". Los nacionalistas vascos planteaban en ella incluir la necesidad de que en los rechazos en frontera se respete “la normativa internacional de derechos humanos y de protección internacional”, lo que "supondría de facto el fin de la polémica figura" a ojos de 'El País'.

En su enmienda, el PSOE alega que la eliminación de estas devoluciones afecta a otra ley, la de extranjería, cuya revisión anuncia para un futuro próximo. El texto de los socialistas insiste en que la legalización de estas entregas exprés sin garantías nunca debió incluirse en la ley mordaza y propone al resto de partidos a hacer “una reflexión” sobre un artículo que, reconoce, fue de los “más polémicos”. La enmienda añade una nota pie de página en la que plantea al resto de partidos la conveniencia de “revisar especialmente” los argumentos que plantea el partido del Gobierno.

El PSOE se enmienda a sí mismo y apuesta por mantener de momento las 'devoluciones en caliente'