El PSOE pide la dimisión de Ramos por no inhibirse en la ampliación de horarios de sus locales


El PSOE pide la dimisión de Ramos por no inhibirse en la ampliación de horarios de sus locales

- Según los socialistas, el propio consejero firmó la autorización solicitada por su esposa, propietaria de los pubs

- Hernández da un margen de tiempo al consejero para dimitir, si no emprenderán acciones judiciales

El PSOE de Ceuta pide la cabeza del consejero de Juventud, Deporte, Turismo y Festejos, Fernando Ramos, después de que firmara personalmente la ampliación de horarios de los pubs Dublín y Tokio para los días 24 y 31 de diciembre, propiedad de su esposa, según la denuncia de los socialistas. Una autorización que compete a Festejos pero en la que a juicio de los socialistas, debería haberse inhibido al incurrir en incompatibilidad, subraya el secretario general de los socialistas ceutíes, Manuel Hernández, que acusa a Fernando Ramos de “saltarse un código ético” y vulnerar dos leyes: Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno; Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público.

Según el PSOE, Ramos habría vulnerado el artículo 20 de la Ley de Buen Gobierno que exige abstenerse en la firma, deliberación y aprobación de una decisión si existe “un vínculo matrimonial o situación de hecho asimilable y el parentesco de consanguinidad dentro del cuarto grado o de afinidad dentro del segundo, con cualquiera de los interesados, con los administradores de entidades o sociedades interesadas y también con los asesores, representantes legales o mandatarios que intervengan en el procedimiento, así como compartir despacho profesional o estar asociado con éstos para el asesoramiento, la representación o el mandato”.

“Se ha vulnerado la Ley y el consejero tiene que asumir responsabilidades”, exige Hernández, que dará “un margen de tiempo” para que Ramos presente voluntariamente su decisión antes de acudir a la Justicia. Hernández recuerda que hay un precedente, en 2003, cuando el entonces consejero de Participación Ciudadana, Francisco Torres, también del equipo de Gobierno de Vivas, dimitió al saberse que había firmado el permiso de obras de un yerno.