TRIBUNAL DE CUENTAS

El PSOE pide al Gobierno que mejore el control de las subvenciones por los 3,5M a las Brigadas Verdes

El PSOE pide al Gobierno que mejore el control de las subvenciones por los 3,5M a las Brigadas Verdes
Un trabajador de las Brigadas Verdes con el logo de la FPAV en la espalda del mono./archivo
Un trabajador de las Brigadas Verdes con el logo de la FPAV en la espalda del mono./archivo  

El secretario general del PSOE de Ceuta y líder de la oposición, Manuel Hernández, ha pedido al Gobierno de la Ciudad que actualice los métodos de control y fiscalización de las subvenciones que concede en consonancia con las recomendaciones del Tribunal de Cuentas y de paso que asuma el control de las Brigadas Verdes que a día de hoy dependen de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos (FPAV). Y es que es justo la subvención para esas brigadas, que asciende a los 3,5 millones de euros la que sirve de detonante para la petición de mejora en la fiscalización de ayudas por parte del PSOE local.

Hernández considera con carácter general que “la alegría con la que Vivas concede subvenciones exige un mayor control financiera, tal y como es el caso de la concedida a la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos para gestionar las Brigadas Verdes”.

Por eso mismo, por la cuantía de esta ayuda y del resto que perciben hasta 90 entes en Ceuta, el PSOE considera que ese dinero “de todos los ceutíes” debe exigir “un mayor control y seguimiento de los responsables políticos del Ejecutivo”. Hernández considera que “las deficiencias y debilidades que se han evidenciado en las actuaciones de comprobación de la justificación de determinadas subvenciones, obligan a una revisión de los procedimientos que se aplican”.

Este cambio en los procedimientos lo reclama el PSOE al hilo de las diversas cuestiones planteadas en el último informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas sobre el año 2016 y del que el PSOE deduce que “se ponía claramente en entredicho la gestión del Gobierno del Partido Popular en materia de subvenciones”.

Y como ejemplo más significativo, los de Hernández ponen en el centro de sus críticas el convenio con la FPAV para las Brigadas Verdes, quizás una de las ayudas más cuantiosas de todas las que salen desde la Ciudad Autónoma. En ese ejercicio, 2016, “el Tribunal de Cuentas determinó que se habían producido deficiencias e inconsistencias en la documentación justificativa presentada por la propia Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos”, recuerda Hernández.

Así, a raíz de lo señalado por el Tribunal de Cuentas, el PSOE no sólo censura la gestión del Gobierno sino que le lanza un aviso a la propia Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos a la que le recuerda que “se debe precisar con mayor detalle los conceptos de gasto subvencionables y presentar un estudio económico real que justifique los importes financiados, de acuerdo con el Tribunal de Cuentas”.

“En el caso de este Convenio concreto, de una cuantía muy importante, ya que supera los 3,5 millones de euros, y que ya tiene precedentes de deficiencias e inconsistencias en la documentación que justifica los gastos, se debería de estar muy atento por parte del Ejecutivo de Vivas, para evitar que esas carencias y debilidades manifiestas sigan manchando el nombre de las dos instituciones, la Federación y la Ciudad Autónoma”, ha insistido Hernández.

Dándo una vuelta de tuerca más a la situación al PSOE no le pasa tampoco desapercibido que en muchos casos entes como las Brigadas Verdes –y no es el único caso- acaban sirviendo para apoyar o complementar servicios públicos contratados mediante concurso por la Ciudad Autónoma como es el caso de la limpieza pública viaria, por eso, los socialistas consideran que en el caso concreto de los 3,5 millones de euros de las Brigadas Verdes lo correcto sería que el Gobierno y la Ciudad Autónoma asumieran directamente su gestión para procurar que las Brigadas cumplan con la función que sí les corresponde. Esto es, acometer “actuaciones en todas las barriadas de Ceuta que necesitan intervenciones de adecentamiento, pero nunca realizando trabajos que incumben a otros servicios ya contratadas por la Ciudad, como es el caso de la limpieza pública viaria”.