El PSOE promete quitar las concertinas y derogar el 'rechazo en frontera' si llega a La Moncloa

El PSOE promete quitar las concertinas y derogar el 'rechazo en frontera' si llega a La Moncloa
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

- El borrador del programa de los de Pedro Sánchez apuesta por quitar los alambres con cuchillas "que producen graves riesgos para la integridad física de las personas"

- A juicio de los socialistas no se pueden "legalizar las denominadas 'devoluciones en caliente' en el espacio fronterizo entre Ceuta y Melilla y el territorio del Reino de Marruecos"


Si Pedro Sánchez es el nuevo inquilino de La Moncloa tras las elecciones generales del próximo 20 de diciembre la gestión de la frontera cambiará sustancialmente. El borrador de programa del PSOE, titulado 'Un proyecto de país: conocimiento, crecimiento, cohesión', se compromete a "derogar la Disposición Adicional de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana, que pretende legalizar las denominadas “devoluciones en caliente” en el espacio fronterizo entre Ceuta y Melilla y el territorio del Reino de Marruecos".

En esa disposición legal es en la que se ha apoyado la juez Serván para el sobreseimiento libre de un presunto delito de prevaricación sobre los guardias civiles que, el 6 de febrero de 2014, entregaron a las autoridades del país vecino a 23 migrantes que habían conseguido acceder a territorio español.

La norma establece que "los extranjeros que sean detectados en la línea fronteriza de la demarcación territorial de Ceuta o Melilla mientras intentan superar los elementos de contención fronterizos para cruzar irregularmente la frontera podrán ser rechazados a fin de impedir su entrada ilegal en España".

Igualmente, el documento, a cuyo contenido íntegro ha tenido acceso Ceutaldia.com, asegura que los socialistas "retirarán" las "denominadas concertinas en las vallas fronterizas que producen graves riesgos para la integridad física de las personas".

Además, el PSOE es partidario de "modificar" el actual modelo de Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y de "revisar la política de visados para flexibilizar la movilidad de los flujos migratorios".

Los socialistas empezarían por "agilizar y descentralizar la obtención de los visados, con la orientación básica de facilitar la circulación legal de entrada y de retorno" y por "promocionar las estancias para formación de inmigrantes que puedan retornar a su país de origen y regresar periódicamente a España".

Para terminar, apuesta por elaborar, "en función de la cantidad de inmigrantes oriundos de estos países", una lista de naciones con las que España deba "desarrollar relaciones de cooperación-migración, es decir, apostar por el entendimiento de la inmigración como factor de cooperación económica, comercial, y de proyectos de desarrollo apoyados en estrategias de financiación y de movilización del ahorro de los inmigrantes concernidos".