RECHAZOS EN FRONTERA

Rivera defiende las devoluciones en caliente porque subirse a la valla "no significa pasar a España"

Rivera defiende las devoluciones en caliente porque subirse a la valla "no significa pasar a España"
Rivera, en la frontera del Tarajal.
Rivera, en la frontera del Tarajal.  

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado que cualquier modificación legislativa en materia de inmigración tiene que hacerse de manera "consensuada" y teniendo en cuenta a los agentes de la Guardia Civil que están "a pie del cañón" controlando las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, al tiempo que ha defendido las devoluciones sumarias de los migrantes que se encaraman a este vallado.

En una entrevista con Europa Press, Rivera ha argumentado que la entrega inmediata a Marruecos de los migrantes que permanecen subidos a la valla en un intento de acceder a España no es una devolución sumaria, una práctica también conocida como 'devolución en caliente'. "Una cosa es llegar a la valla y otra es quien ya llega a territorio español superando valla y a la Guardia Civil", ha apuntado el líder del partido naranja.

Las devoluciones sumarias, que encontraron acomodo normativo en la Ley de Seguridad Ciudadana mediante la figura jurídica de nueva creación llamada 'rechazo en frontera', se refiere al acto de entregar sobre la marcha a Marruecos a los migrantes interceptados en el salto del vallado fronterizo que separa Ceuta y Melilla del país africano. Fue puesta en marcha 2015 con el Gobierno de Mariano Rajoy al frente.

"Me decía un guardia civil, que está al pie del cañon: a los que se suben a la valla les tenemos que bajar porque pueden morir, sin comer, sin agua. Me decía: nosotros tenemos la obligación moral de bajarles. Les bajamos y les llevamos a la parte de Marruecos, pero eso no es una devolución en caliente", ha relatado Rivera, quien recientemente visitó Ceuta.

Siguiendo con el relato de un coronel de la Guardia Civil, Rivera ha recalcado que la devolución en caliente se produce cuando alguien pasa a territorio español, tras superar las dos vallas de la zona fronteriza y el cordón de seguridad desplegado a pie de la última. Así pues, sostiene que encaramarse a ella "no significa pasar a España".

En cualquier caso, ha avisado de que todas modificaciones que se aborden en leyes sobre inmigración "tienen que ser consensuadas" y "no dificultar más la labor" a los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. "Si hay que modificar algo respecto de las devoluciones en caliente, hay tener en cuenta qué se considera devolución en caliente, y que eso significa pasar a España y estar en territorio español, no estar en la valla o en la zona intermedia", ha subrayado.

El líder de Cs ha reivindicado la "solidaridad innegable" de la sociedad española, pero ha afirmado que no se trata solo "de atender a las injusticias que pueda cometer el Gobierno de Italia", que impide los desembarcos de buques de rescate en sus puertos. "Hay que defender que los puertos europeos tienen que atender a personas humanitariamente, pero no asumiendo tú que tus puertos los acogen y el resto no", ha proclamado.

Así, ha lamentado que no haya "ningún refuerzo" para controlar el flujo migratorio. "Una cuestión de Estado como es la inmigración, ya no vale para unos parámetros 'marketinianos', sino que tiene mucho que ver con la estrategia de un país", ha incidido, para después avisar de que "las mafias están muy atentas a lo que pasa y, a la que ven por qué flujos pueden entrar mejor y con más facilidad, pues hacía allí se dirigen". "Los gestos que se hacen en clave de política nacional hay que medirlos y hay que tener una estrategia, si no pasa lo que  pasa", ha insistido.

Rivera, que ha abogado por "revisar ese efecto llamada", ha defendido una política común desde la Unión Europea, al tiempo que ha reclamado más recursos e infraestructuras. "Se echa en falta que Sánchez no se
haya preocupado", ha manifestado. Según ha narrado, durante una de sus visitas al sur de España le han trasladado que se atiende a "un Aquarius cada semana" pero no se hace "ruido" ni "fotos".

En esta línea, ha confesado que le da "miedo" la política "entre el buenismo y el marketing" en el asunto migratorio, porque "pueden surgir voces y movimientos" que tiendan al "extremo", al "racismo o a la culpabilización" de los migrantes que llegan a España. "Hay que saber que la inmigración regular es necesaria para un país prospero, pero que la inmigración irregular con esas mafias detrás es un problema para España y para Europa", sostiene.

Con todo, Rivera ha defendido una ley como la que tiene Canadá, "en la que la inmigración legal se regule y puedan llegar a España flujos migratorios regulados de manera progresista". En su opinión, en esta materia hasta el momento el PP y el PSOE "han ido dando bandazos según estén en el Gobierno o en la oposición".