Román reconoce que con el Presupuesto y la liquidación de 2016 habrá que sanear 2 millones de deudas


Román reconoce que con el Presupuesto y la liquidación de 2016 habrá que sanear 2 millones de deudas

- La consejera asume en respuesta a Caballas ("ideólogos de la maldad") que con el "superávit" de 10,4 millones del ejercicio pasado no dará para cubrir las facturas de última hora de 2015 y la mora sin consignación

- El Ejecutivo se queda con "lo positivo": los números rojos están "identificados", "no hay recibos en los cajones" y "los presidentes de cualquier gran banco vienen a pedirnos por favor que sigamos pidiéndoles dinero"

La consejera de Hacienda, Susana Román, ha comparecido este miércoles ante los medios para rebatir la denuncia pública de Caballas (“ideólogos de la maldad”) que asegura que la Ciudad Autónoma cerró el año pasado con un “déficit estructural contable”, es decir, con unos gastos superiores a los ingresos tras todos los ajustes técnicos, por importe de “más de dos millones de euros”. En realidad ha remontado un escalón el análisis del saldo de las cuentas de la Administración para decir que al Gobierno le han quedado 10,4 millones para atender pagos pendientes y que con ellos solo le quedará por sanear la cantidad señalada por la coalición.

Según la miembro del Ejecutivo local, la liquidación de 2015 arroja un “superávit” de 10,4 millones de euros, montante al que asciende “el dinero de libre disposición que le queda al Gobierno para atender lo que quiera después de hacer como en casa: comer todos los días y pagar lo que debemos”. Tal es la salud de las arcas municipales que "los presidentes de cualquier gran banco vienen a pedirnos por favor que sigamos pidiéndoles dinero" y que "el Estado todavía debe transferirnos como mínimo 30 millones de 2015".

Román ha pedido a la oposición que "no juegue al escondite" con los euros y más seriedad. "Tiene que ser incómodo y molesto hablar de todo esto para quienes, en 2012, decían que no íbamos a cumplir el Plan de Ajuste, que no seríamos capaces de mantener los servicios básicos y que dejaríamos de pagar las nóminas, afirmaciones a las que se desmintió con hechos", ha subrayado.

Reproches políticos al margen, la consejera ha reconocido que ese “remanente de Tesorería para gastos generales” debería (6,4 millones) a compromisos de gasto de la última fase de 2015 “sobre los que aún no se han presentado facturas”. Los otros cuatro millones irán “a pagar créditos sin consignación presupuestaria, por ejemplo con la Empresa de Alumbrado porque nadie sabe cuánto le van a pasar al final de recibo”.

“Es cierto que en la cuenta 413 hay un importe superior, aproximadamente 6 millones según la oposición, medio millón arriba o abajo”, ha llegado Román al punto de diagnóstico de Caballas. Ese descuadre, el señalado por Caballas, “se va a tratar de atender con créditos de 2016 y, si no llega, con la liquidación de este ejercicio”.

“Lo que no se pueda pagar con la liquidación de 2015 se liquidará con la de 2016"

“Traducido”: “Lo que no se pueda pagar con la liquidación de 2015 se liquidará con la de 2016, lo que significa que la Ciudad, desde 2012, cuando pagó a sus proveedores y liquidó las 'facturas en los cajones' hasta finales de 2011, por lo que las cantidades pendientes se han generado desde entonces y hemos mal presupuestado algo así como un millón y pico cada ejercicio”, ha resumido.

A juicio de Román por tanto lo importante es que “en cuatro años el Área de Hacienda ha saneado las cuentas de la Ciudad en 37 puntos y en 80 millones de euros, por lo que es normal un desfase presupuestario de facturación mientras se ha cuantificado la deuda comercial, la hemos aflorado y la estamos pagando rigurosamente con los remanentes que obtenemos ejercicio tras ejercicio, por lo que salimos del Plan de Ajuste en 2014”.

La consejera augura que el periodo medio de pago a proveedores, disparado a finales de año a cerca de tres meses, se va a “reducir”. Según ha aseverado “no afecta” a pequeños suministradores y se concentra “en el agua, la luz y la planta de transferencia de residuos”. “Yo me quedo con lo positivo: la liquidación es positiva, el ahorro es positivo, tenemos todas las deudas identificadas, no hay facturas en los cajones y vamos a poder afrontar lo que podamos y lo que se quede fuera será asumido por el presupuesto de este año y su liquidación”, se ha felicitado.

Lea también:

- Caballas alerta de que el Ayuntamiento entra en déficit estructural