28-A

Sánchez quitará las concertinas y si lo exige la UE ilegalizará de nuevo las 'devoluciones en caliente'

Sánchez quitará las concertinas y si lo exige la UE ilegalizará de nuevo las 'devoluciones en caliente'
Imagen de las concertinas que coronan la valla de Ceuta.
Imagen de las concertinas que coronan la valla de Ceuta.  

El programa del PSOE promete "completar el proyecto de las obras de modernización y refuerzo de la seguridad" de las vallas de Ceuta y Melilla con "la sustitución" de los alambres con cuchillas "por otros elementos de mayor seguridad que coronarán el perímetro sin causar daño a las personas". Además, si el Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo exige, "adecuará" la normativa redactada por el PP a su pronunciamiento.


El PSOE vuelve a comprometerse en su programa electoral para los comicios del 28 de abril a retirar las concertinas de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla con Marruecos, una medida que el Gobierno de Pedro Sánchez se marcó como prioridad al poco tiempo de llegar a La Moncloa pero que no ha logrado ejecutar en 11 meses de legislatura. En el programa, que este lunes se ha dado a conocer íntegramente, los socialistas prometen "completar el proyecto de las obras de modernización y refuerzo de la seguridad" en la frontera de las ciudades autónomas.

Este proyecto incluye "el aumento de la altura de la valla" y "la sustitución de las concertinas por otros elementos de mayor seguridad que coronarán el perímetro sin causar daño a las personas", además de la puesta en marcha de un sistema de circuito cerrado de televisión del perímetro fronterizo.

Días después de prometer su cargo el pasado mes de junio, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se marcó como prioridad retirar las concertinas por unos medios "menos cruentos" que garanticen "igual o más seguridad" en la frontera, donde aseguró que se sabe que no son disuasorias al menos desde 2017. Las concertinas son unos alambres equipados con cuchillas cortantes que el Papa ha descrito como "lo más inhumano que hay" y que fueron instalados en las vallas fronterizas desde el año 2005, bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Posteriormente, el ministro concretó que solo se retirarían las concertinas de "las zonas más vulnerables", es decir, las que han sido objeto de mayores intentos de salto. Asimismo, avanzó que la alternativa será elevar un 30% la altura de la valla precisamente en esos puntos más sensibles a los saltos hasta situarla en los 10 metros, al tiempo que se coronará con elementos que dificultarán el salto pero sin ser "lesivos".

Sin embargo, Interior no ha empezado todavía a retirarlas, según confirmaron a Europa Press fuentes de ese departamento. Aunque la previsión inicial era comenzar a finales de febrero o principios de marzo, fuentes de Interior matizan ahora que todavía no se han terminado los estudios preliminares que está realizado la empresa pública Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (ISDEFE), a la que Interior encargó el análisis para reforzar y modernizar las infraestructuras de seguridad de los perímetros fronterizos entre España y el Reino alauita.

La previsión es que el proyecto completo quede finalizado dentro del año 2019, por lo que la culminación de esta medida prioritaria del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska dependerá del Ejecutivo conformado tras estos comicios.

'Devoluciones en caliente'

Sobres la 'devoluciones en caliente' de migrantes supuestamente legalizadas por el PP a través de la última reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana , los socialistas se limitan a apuntar que adecuarán "la normativa" a la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En base a eso, señala que, "si fuera preciso" se suprimirá la Disposición Adicional de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana, y se incluirá "las conclusiones del Tribunal europeo dentro de los marcos normativos y legales adecuados".

Por otro lado, el PSOE quiere diseñar una política de cooperación y codesarrollo con los países de origen de los flujos migratorios y los de tránsito, y reivindica un sistema común europeo de asilo y la puesta en marcha de un 'Pacto de Estado por una Inmigración Segura, Ordenada y Regular'.

Asimismo, promete abordar una reforma "en profundidad" de la Ley de Asilo y sus procedimientos y reforzar los programas que dan respuesta a las personas refugiadas, así como rediseñar el Sistema de Acogida e Integración de solicitantes y beneficiarios de Protección Internacional.

También quiere modificar el actual modelo de Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y mejorar la protección de los Menores Extranjeros No Acompañados (MENAS), a través de una mayor colaboración entre la Administración General del Estado y las comunidades autónomas.