ACTO "EMOTIVO"

Simón y Mohamed, en el homenaje anual del Congreso a las víctimas del terrorismo

Simón y Mohamed, en el homenaje anual del Congreso a las víctimas del terrorismo
Simón y Mohamed, este jueves, en la Cámara Baja.
Simón y Mohamed, este jueves, en la Cámara Baja.  

El diputado nacional por Ceuta, José Simón, y el senador caballa, Adil Mohamed, han asistido este jueves en el Salón de Sesiones de la Cámara Baja el acto que el Congreso organiza cada año desde 2010 para recordar a las víctimas del terrorismo y en el que participan representantes de sus asociaciones y de las altas instituciones del Estado.

"Ha sido una cita emotiva en la que se ha puesto de manifiesto el compromiso democrático con aquellos que sufrieron la barbarie terrorista", ha destacado Simón, que considera que las víctimas "merecen nuestro reconocimiento, nuestra apuesta por la convivencia y la defensa de nuestro Estado de Derecho".

Según su relato del acto, "la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, María del Mar Blanco, ha citado a Víctor Hugo y ha afirmado que 'no hay nada más poderoso que un corazón inocente' porque lo que une a esas víctimas es precisamente su inocencia, algo que no podemos olvidar".

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, recibe a los representantes de las asociaciones de víctimas en el Salón de Pasos Perdidos. Los parlamentarios, autoridades e invitados han guardado un minuto de silencio y han escuchado dos piezas musicales: el Segundo movimiento de la sonata de Giovanni Baptista Pescetti para arpa, interpretada por Gloria del Pino, y Lascia chio pianga, aria de Rinaldo de Haendel, cantada por el tenor Mario Millán Rodríguez-Sadia.

Una vez finalizado el acto en el Salón de Sesiones, los miembros de la Mesa, el resto de los diputados y los invitados se han dirigido al Salón de Pasos Perdidos, donde todos los asistentes a este homenaje mantendrán un encuentro. 

El Congreso organiza este homenaje cada año desde que en 2010 se aprobó una declaración institucional para instaurar el 27 de junio como Día de las Víctimas del Terrorismo en memoria de Begoña Urroz, asesinada con 22 meses en 1960 por una bomba colocada en la estación de ferrocarril de Amara (Guipúzcoa).