SOLUCIÓN PROVISIONAL

El 'Tarajal II' reabrirá el lunes pero sólo se permitirá acceder cada día a Ceuta a 4.000 porteadores

El 'Tarajal II' reabrirá el lunes pero sólo se permitirá acceder cada día a Ceuta a 4.000 porteadores
El delegado ha defendido que la seguridad de las personas siempre ha sido la "prioridad".
El delegado ha defendido que la seguridad de las personas siempre ha sido la "prioridad".  

El delegado del Gobierno explica que mantener el paso cerrado podría generar "tensiones difíciles de soportar" a ambos lados de la frontera y anuncia que la Policía Nacional no regulará más el interior de los polígonos, por lo que los empresarios estarán obligados a contratar vigilantes de seguridad. Acabar con la excepción del Tratado de Schengen, única solución "definitiva" al problema.

España y Marruecos limitarán a partir del próximo lunes la entrada de porteadores del Reino alauita a Ceuta a 4.000 personas al día con el objetivo de “garantizar la seguridad” de las personas que encuentran su modo de vida en el transporte sobre sus espaldas de todo tipo de mercancías adquiridas en la ciudad autónoma al país vecino aprovechando la ausencia de una aduana comercial en la frontera del Tarajal.

El delegado del Gobierno en Ceuta, Nicolás Fernández Cucurull, ha explicado este jueves en rueda de prensa que, tras cuatro días cerrado, el paso exclusivo para la entrada y salida de porteadores del 'Tarajal II', inaugurado el 27 de febrero, se reabrirá para evitar “tensiones a ambos lados que serían difíciles de soportar” teniendo en cuenta que se calcula que al menos decenas de miles de marroquíes viven del comercio transfronterizo.

Fernández Cucurull ha repetido que, desde su punto de vista, la “solución” a la problemática de la frontera de Ceuta, escenario de colapsos y avalanchas casi a diario desde hace años, debe pasar por, apelando a “motivos de seguridad” para “un territorio tan pequeño y tan densamente poblado”, establecer “una nueva regulación normativa de la excepción al Tratado de Schengen que permite el acceso a la ciudad de los vecinos con pasaporte en vigor y sin visado de la provincia marroquí de Tetuán, cuya población ha pasado de menos de 200.000 a más de un millón de habitantes” .

Aunque no se ha atrevido a dar “plazos” para materializar esa aspiración, el delegado ya la ha planteado tanto al Ministerio del Interior como al de Asuntos Exteriores, que han iniciado los correspondientes “estudios” al respecto.

En paralelo, la Delegación del Gobierno ha anunciado que los efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que hasta ahora se han encargado de regular y ordenar los flujos de porteadores por los polígonos comerciales anexos a la frontera “de titularidad privada” dejarán de ejercer esa labor y los empresarios allí radicados tendrán que contratar vigilantes privados.

A medio y largo plazo la Administración General del Estado y la Ciudad Autónoma seguirán trabajando en “fórmulas” para “regular el comercio del bulto”, cuyo crecimiento “exponencial” pese a la imagen “tercermundista” que da de Ceuta el trasiego de personas virtualmente aplastadas por los fardos que transportan tiene una solución “compleja”.

“La Inspección de Trabajo tiene dudas legales de poder prohibir esa actividad y su eliminación podría generar un serio problema social en Marruecos que todos debemos tener en cuenta”, ha argumentado el delegado.