CENTRO

Tragsa empieza a colocar las 16 'farolas-candelabros' de la Gran Vía, a casi 60.000 euros la unidad

Tragsa empieza a colocar las 16 'farolas-candelabros' de la Gran Vía, a casi 60.000 euros la unidad
Imagen de la colocación de las farolas de la Gran Vía.
Imagen de la colocación de las farolas de la Gran Vía.  

Tragsa ha empezado a colocar este lunes las nuevas farolas ornamentales, de algo más de 8 metros de alto y de hierro forjado, diseñadas por el arquitecto de Procesa Ángel Moreno a imagen y semejanza de las del Paseo de Gracia de Barcelona como "uno de los elementos singulares y artísticos" de la nueva Gran Vía.

Según ha recordado el Gobierno local, "se trata de farolas personalizadas, que incorporan elementos propios de Ceuta, como el escudo de la ciudad, la esfera armilar, por los lazos con Portugal; y las luminarias con dragones que presiden la Puerta Noble del Palacio de la Ciudad".

En total se colocarán 16 a lo largo de la avenida en las próximas semanas con un coste de casi un millón de euros que sitúa la factura por unidad en cerca de 60.000 euros.

La instalación de estos elementos, que se hará en tres fases,  ha comenzado con los primeros cuatro báculos -soportes-. Una vez que se hayan situado todos, se colocarán los brazos de los candelabros, con una altura de 2 metros, y posteriormente las piezas ornamentales. Las luminarias se han realizado en los talleres de la empresa Industria de Iluminación Roura, de Barcelona, cuyo personal se está encargando también de su ensamblaje en Ceuta.

“No son farolas, son la seña de identidad de los ceutíes”, resaltó Moreno hace algo más de un año sobre un elemento pensado como “elementos artísticos” hechos para perdurar en la retina del turista que por primera vez conoce Ceuta.

Tres son los elementos que componen el diseño: el escudo de Ceuta –“es de cajón”, apuntaba- ; aparece también una esfera armilar, en alusión a la que aparece en el escudo portugués, que a su vez rinde homenaje a los navegantes lusos, “los que hicieron posible la Ceuta actual”, precisó Moreno. Y por último, como tercer y más importante elemento del diseño, y el más visible: unos pequeños dragones.  Al contrario de lo que puede suponerse nada tienen que ver con la Casa de los Dragones sino con unos mucho más pequeños y discretos, que pasan desapercibidos sosteniendo unas pequeñas luminarias sobre la puerta noble del Ayuntamiento.