ASAMBLEA

La 'unión' socialista se agrieta por el "no pacto" con el PP y la gestión del poder del PSOE en la Ciudad

La 'unión' socialista se agrieta por el "no pacto" con el PP y la gestión del poder del PSOE en la Ciudad
Hernández y Mateos, en una imagen de archivo.
Hernández y Mateos, en una imagen de archivo.  

La asamblea que, este miércoles, iba a marcar un "hito de unión" en el PSOE ha acabado, en todo caso, revelando lo contrario. Algo se debía oler la Ejecutiva Regional, que no permitió a los periodistas ni grabar imágenes antes del inicio de la cita en el interior del Salón de actos del Edificio Sindical en un ejercicio de "transparencia", según Manuel Hernández.

Algo se debía de oler porque, nada más empezar el cónclave, desde la mesa se ha alertado de que no se permitirían ni "insultos" ni "salidas de tono" bajo amenaza de "cortar por lo sano", según han explicado distintos asistentes a la cita, la primera de esta naturaleza en una formación que esta legislatura, con sus siete diputados, es clave para la gobernabilidad de la Ciudad y que ha aumentado exponencialmente su capacidad de contratación de eventuales.

El Orden del Día ha corrido rápido, aunque a los críticos el "informe de gestión" de Hernández les ha sonado más a "mitin" que a otra cosa, y así se ha llegado a los ruegos y preguntas, para los que se ha intentado elaborar una sorprendente doble lista en función de si los interesados en tomar la palabra querían "rogar" o "preguntar" y, eso sí, con solo 30 segundos por persona.

Han intervenido, entre otros, el ex presidente de la Ciudad Basilio Fernández, el ex secretario general de la UGT Basilio Fernández, Pablo Núñez, el ex secretario de Organización Rafael Leal o el actual jefe de Gabiente de la Delegación, Juan Hernández. Incluso alguien ha "leído" una interpelación sobre el choque Daoiz-Delegación como tema de conocimiento y comentario público.

En distintas intervenciones se ha reprochado a la Ejecutiva que con la cuando menos aparente alianza con el PP en la Asamblea "se va a pagar en las próximas elecciones"; se ha censurado por "no ético" el nombramiento por parte de la vicepresidenta Primera de la Asamblea, Cristina Pérez, de su hermana como asesora; y se ha interpelado por las razones del cese del abogado ugetista Ramón Lladó como representante en Acemsa.

Desde la Ejecutiva, sobre todo Hernández y Pérez han negado que haya "pacto" alguno con los de Vivas, que según han recordado "pasará por el banquillo" el próximo 16 de octubre por el 'caso Pedro Sierra' (no tanto, está citado como investigado).

Aunque desde Daoiz se pregona una unidad que todo el mundo sabe ficticia, al menos por la brecha que separa a la delegada del secretario general y a sus respectivos bandos, una vez en el barro, la también secretaria de Organización ha defendido que el nombramiento de su hermana, comparado por los interpelantes con la monumental escandalera de Móstoles, "es legal" y ha advertido que criticarla sería "como si yo dijera que la delegada lo es porque la ha puesto su hija".

Pérez ha alegado que las razones del cese de Lladó en Acemsa han sido explicadas "personalmente" y que entre ambos debían quedarse, aunque la insistencia de la concurrencia ha terminado por llevar al aparato a admitir que se ha debido a que no seguía las "consignas" del partido sobre el relevo del gerente de la empresa municipal.

En una sala "repleta" también se ha afeado a la Ejecutiva que no convocase al Comité Regional para, cuando menos, debatir la elección de candidatos a las elecciones generales. "Aquello acabó en bronca", ha referido asistentes que permanecieron hasta el final entre "increpaciones"