NUEVA ESTRUCTURA

Siete viceconsejeros y 16 directores generales para el nuevo Gobierno

Siete viceconsejeros y 16 directores generales para el nuevo Gobierno
Alberto Gaitán, portavoz del Gobierno
Alberto Gaitán, portavoz del Gobierno  

Tras la toma de posesión del presidente Vivas y el nombramiento de sus consejeros, este primer lunes del verano se ha completado el siguiente paso para la conformación del Gobierno, el anuncio de la estructura del Ejecutivo, que en esta legislatura contará, como novedades, con menos consejerías, siete, otras tantas viceconsejerías y una decena de directores generales.


El encargado del anuncio ha sido el recientemente nombrado portavoz del Ejecutivo y secretario del Consejo de Gobierno, Alberto Gaitán, que a su consejería añade también la portavocía. Gaitán ha insistido en que la nueva estructura de la Ciudad se ajusta al reglamento, por lo que no prevén problemas judiciales, pese a que el TSJA ya anuló en 2017 y 2014 los nombramientos de consejeros y viceconsejeros no electos, cargos llevados a los tribunales por UGT y MDyC.

Manos libres para Vivas

Con los siete nuevos consejeros, con nuevas áreas como servicios urbanos y patrimonio natural, “los ojos del Gobierno en la calle” y la recuperación de la vicepresidencia para Mabel Deu, el portavoz  ha explicado que se quiere liberar de responsabilidades al presidente Vivas, que se centrará en los asuntos “estratégicos”, así como en la interlocución con el Gobierno central y los partidos de la oposición.

La verdadera novedad en la estructura del Gobierno de Vivas pasa por la “sustitución” de los siete gestores de servicios por siete viceconsejeros, “para dar cumplimiento a lo que establece en reglamento en materia de administración” aprobado en noviembre de 2017, después de la anulación de los nombramientos de viceconsejeros por el TSJA  y “en beneficio de una mayor operatividad al ser las funciones superiores. El otro cambio es “funcional”, adjetiva Gaitán, esto es, no coinciden las áreas de la anterior legislatura con las nuevas viceconsejerías, que se centrarán en Presidencia, Gobernación, que englobará la Policía Local, bomberos y Parque Móvil, Economía, Comercio y Turismo Medio Ambiente, Programación Cultural y Fiestas, Consumo y Transporte Público y Servicios Urbanos.

En el capítulo de las direcciones generales, se mantienen el Gabinete del Presidente, Presidencia, Obras, Fomento, Medio Ambiente, Hacienda y Presupuestos, Contratación, Recursos Humanos y Administración, Patrimonio, Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Desaparece de organigrama de la Ciudad la dirección General de Turismo y Deporte y la de Disciplina Urbanística, pero se fortalecen áreas “prioritarias” creándose la direcciones generales de Protección Civil y Emergencias, Asuntos Generales, adscrita a la Vicepresidencia del Gobierno (que controlará el fraude en el padrón, las licencias y las infracciones medioambientales). Barriadas, Gestión de Suelo (cuya primera misión será buscar hueco para una promoción de VPO en alquiler) y Educación.

Gaitán ha precisado que dadas las funciones de la Dirección General de Barriadas “no tiene que ser un funcionario de carrera quien la desempeñe pero sí un técnico de grado superior que tenga la experiencia en materia administrativa y de gestión”.