EN BARCELONA

El vicepresidente de la Eurocámara invita a Vivas a ir a Estrasburgo a hablar de la singularidad del Tarajal

El vicepresidente de la Eurocámara invita a Vivas a ir a Estrasburgo a hablar de la singularidad del Tarajal
Imagen del Parlamento europeo.
Imagen del Parlamento europeo.  

Frontera y Régimen Económico y Fiscal han sido dos asuntos sobre los que el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha tenido la oportunidad de hablar durante su traslado a Barcelona para participar en la manifestación que el sábado recorrió el centro de la ciudad condal contra el terrorismo al grito de 'No tenemos miedo'. Lo hizo con el eurodiputado y vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Luis Valcárcel, con quien aprovechó la coincidencia para discutir sobre la frontera y la política de migración; y con su homólogo en Canarias, Fernando Clavijo, quien “por razones obvias entiende lo singular de una situación geográfica extrapeninsular”, según el Gobierno local.

En un comunicado, el Ejecutivo ha detallado este lunes que de su conversación con el vicepresidente del Parlamento Europeo, a quien Juan Vivas define como “amigo y conocedor de Ceuta”, el presidente ha desarrollado a su regreso que trataron asuntos “fundamentales” que Europea tiene sobre la mesa, como son el tratamiento de la política de inmigración y de las fronteras exteriores.

“Si hay una frontera exterior en España y Europa distinta a las demás, son las de Ceuta y Melilla”, ha considerado Vivas antes de explicar las “muchas” razones de esa distinción, que van más allá de las peculiaridades físicas y geográficas, pues entre los fundamentos que avalan esa afirmación están la excepción al Tratado Schengen, que singulariza ambos pasos, y los “importantes” servicios que prestan al conjunto de España y Europa.

“Esto es conocido en Europa, en el Parlamento Europeo, en la Comisión Europea… Pero aproveché para ponerlo nuevamente en evidencia y recibí el ofrecimiento de ir a contarlo”, ha desvelado el presidente del Gobierno de Ceuta, quien ha avanzado que una actuación en ese sentido será “siempre” de manera coordinada con el Ejecutivo de España, que hace “el mismo ejercicio”.

valcarcel verticalEl objetivo, “reiterar, insistir, profundizar en ese planteamiento de las peculiaridades que concurren [en las fronteras terrestres de Europa en África]”, asuntos de interés “prioritario” para el país y para la Unión y que, como tales, ha completado Juan Vivas, deben ser abordados "desde el punto de vista de las estrategias, decisiones, y el esfuerzo".

Si con Valcárcel tuvo la oportunidad de charlar en el vuelo que los trasladó desde Madrid a Barcelona, con Fernando Clavijo, el presidente de Canarias, lo hizo ya en la capital catalana. En este caso, la conversación giró en torno al Régimen Económico y Fiscal (REF) canario, a cuenta del nexo entre ambas autonomías que significa su compartida situación extrapeninsular y al hilo, también, de que el REF canario ha sido reformado en fechas recientes.

Dado que el Gobierno de España y el de Ceuta se han marcado para esta legislatura hacer lo propio con el de Ceuta, sobre lo que el ministro de Hacienda y Función Pública avanzó al presidente en su última reunión que los trabajos estaban muy avanzados, Vivas departió con Clavijo sobre este tema y, en concreto, sobre la pretendida mejora de los incentivos fiscales del IRPF y el Impuesto de Sociedades, a objeto de conocer la experiencia de Canarias.

Estos fueron los temas que con más profundidad el presidente Vivas pudo compartir con otros políticos aprovechando el desplazamiento a Barcelona, circunstancias que también le permitió no solo saludar a buena parte del Gobierno de España, en concreto a todos sus miembros que participaron en la manifestación, sino también abordar con ellos algunas cuestiones “significadas” de sus respectivos ámbitos de competencia.

 

La manifestación: objetivo cumplido

“El objetivo fundamental está cumplido”, ha comentado el presidente de lo que concierne al motivo propio del desplazamiento y ha profundizado: “Fue una clara demostración de que la sociedad española, y barcelonesa y catalana en particular, estamos con las víctimas y contra esa atrocidad del terrorismo, que no tiene ideología, religión ni connotación al margen de significar la perversión de la condición humana; al margen de significar una verdadera aberración que no respeta el derecho a la vida, a los sentimientos de las personas… los derechos más fundamentales”. “[El terrorismo es] la materialización más dramática, sangrante y repulsiva del fanatismo y del odio”, ha agregado.

Completan el mensaje lanzado desde las calles de Barcelona el abrazo solidario a las víctimas, algunas todavía en el hospital en situación grave y crítica; y la imagen de unidad transmitida al mundo. “Unidad y la firme convicción de que por encima de ideologías, afinidades personales y políticas, por encima de credos, seguimos confiando en este modelo de vida y convivencia basado en el respeto, la fraternidad, la libertad, la democracia”, ha expresado Vivas.

“Manifestamos nuestro apoyo a las fuerzas y cuerpos de seguridad, a todos; a la sociedad civil, que como una única voz tiene que salir al paso de este tipo de situaciones, que son un verdadero motivo de inquietud y preocupación para toda nuestra sociedad occidental”, ha añadido antes de completar que las instituciones, de manera conjunta, deben actuar para otorgar la seguridad que los ciudadanos demandan. “Eso significa procurar la unidad de todos los demócratas al establecer los mecanismos de lucha contra el terrorismo y, al mismo tiempo, dotar a la policía de los medios tecnológicos adecuados y adaptarnos”, ha ahondado y ha profundizado en lo que debe abordar esa adaptación: “Las normas siguen siendo las mismas que había antes de que el fenómeno surgiera; los terroristas se van adaptando en su voluntad de hacer el mal y las instituciones democráticas tenemos que dar respuestas normativas con el Código Penal para adaptarnos a esas nueva situaciones”.

Asimismo, Vivas ha valorado la cooperación internacional como “absolutamente fundamental” para afrontar el terrorismo. “Una política europea común en la materia me parece también decisiva y, sobre todo, que cada uno en su ámbito establezca los mecanismos de prevención necesarios, que cada uno en su ámbito no aliente cauces de división, nunca de justificación, y que procuremos apartar del camino a la radicalidad que conduce al odio, fanatismo y violencia y amparemos las posturas moderadas acordes con este modo de vida que algunos, desde la violencia, el odio y el resentimiento, pretenden derribar”, ha terminado.