2 DE SEPTIEMBRE

Vivas aprovecha el Día de Ceuta para reivindicar la autonomía de la Ciudad y llamar a la unidad

Vivas aprovecha el Día de Ceuta para reivindicar la autonomía de la Ciudad y llamar a la unidad
El presidente de la Ciudad, este lunes, en el acto institucional del Día de Ceuta, con los medallistas de la Autonomía 2019.
El presidente de la Ciudad, este lunes, en el acto institucional del Día de Ceuta, con los medallistas de la Autonomía 2019.  

Más allá del señuelo de palabras bonitas y lugares comunes sobre Ceuta, hilvanadas con maestría para llegar al corazón caballa y el elogio a los reconocidos con las medallas de la Ciudad, el presidente, Juan Vivas, ha aprovechado –como suele ser habitual- su discurso durante los actos de celebración del Día de Ceuta para fijar objetivos políticos. Y en este 2019, que abre su legislatura más complicada, Vivas ha centrado el tiro y los focos en asuntos muy concretos. El primero de todos ha sido una reivindicación de la consideración de autonomía de la Ciudad de Ceuta, algo que está en cuestión en los tribunales por las iniciativas planteadas respecto al nombramiento de cargos públicos por UGT y MDyC. Pero no sólo, Vivas ha fijado como objetivo prioritario lograr una frontera fluida y segura, la mejora de los equipamientos y servicios básicos, como seguridad, defensa, justicia, educación y sanidad (todo áreas dependientes de la Administración General del Estado) y la mejora de la actividad productiva, como herramienta además para lograr el arraigo de los jóvenes.

Y en todos esos retos de manera transversal y general, Vivas ha llamado a la unidad, al diálogo entre diferentes, ya sean administraciones o fuerzas políticas, para lograr éxitos y mejoras para Ceuta y los ceutíes.

Vivas ha reivindicado el actual Estatuto de Autonomía como una herramienta útil gracias a la cuál, la Ciudad participa en “foros y eventos de notable resonancia y relevancia nacional”, algo que ayuda a mantener una mejor comunicación e interlocución con el Gobierno central y el resto de poderes del Estado: “Si queremos hacer visible que estamos en el mapa, además de celebrar, debemos defender dicho rango autonómico”, ha manifestado Vivas.

Y para esa defensa el presidente ha reclamado tres acciones o actitudes ante el asunto: “reconocer lo que somos y hacer lo posible para que se reconozca lo que somos: una entidad autonómica; con nuestras peculiaridades, una entre las 19 que existen en España”. La segunda, Vivas la ha expresado de modo contundente: “funcionando conforme a lo que somos, para no dejar de parecerlo”, en una clara reivindicación de su derechos a nombrar cargos públicos como si Ceuta fuera una autonomía más y no un simple ayuntamiento que es la cuestión que más veces se ha judicializado hasta ahora.

Por último, Vivas cree que es necesario mejorar el actual Estatuto de Autonomía, “al objeto de zanjar dudas y cubrir algunas lagunas, un consenso fundamental que ha de sustentarse en la sensatez, la altura de miras, el diálogo y la voluntad de acuerdo. No cabe otra”, ha zanjado en la primera llamada puramente política y no sentimental a la unidad de esfuerzos entre diferentes fuerzas políticas.

Frontera

Además de esa reivindicación autonómica, Vivas ha centrado su discurso político en la necesidad de mejoras en ámbitos concretos, el principal lograr “una frontera segura, moderna y bien dotada en infraestructuras y medios, humanos y tecnológicos”.

Un objetivo cuyo objetivo es claro, blindar la ciudad de delincuencia y migración al tiempo que se permite la llegada de turistas que mejoren las cuentas del comercio y de paso la economía local. Además, ha vinculado esa mejora con que el Puerto deje de hacer de frontera.

“No son problemas nuevos, nos enfrentamos a una asignatura que tenemos pendiente desde hace mucho tiempo; tampoco son fáciles de resolver, son complejos, muy complejos, pero sí son acuciantes, tan acuciantes que no caben excusas ni dilaciones, se requiere actuar de manera inmediata, con decisión, implicación y responsabilidad”, ha explicado el presidente que ha concretado esa decisión e inmediatez en la conclusión de los trabajos de mejora fronterizos, incluyendo “las reformas legales necesarias”; la implicación para que las Delegación trabaje de la mano con la Ciudad: “no existe ámbito donde la lealtad institucional esté más justificada”; y la responsabilidad “para no utilizar el asunto con fines partidistas ni plantear soluciones imposibles”.

El presidente no ha dejado pasar la oportunidad para pegarle un toque de atención a quienes de un modo u otro parecen haber devenido en una especie de criminalización del migrante, sea adulto o menor:

“Todo dicho desde Ceuta, una ciudad que ha vivido y vive el fenómeno migratorio en todas sus cacetas y consecuencias, dando siempre ejemplo de tolerancia y sensibilidad; y de apoyo y respaldo a nuestros guardias civiles y policías por su abnegada entrega en la defensa de la Ley y de nuestra integridad, la de todos”.

Otras mejoras necesarias

Vivas ha zanjado la fijación de retos políticos en la petición de mejora de servicios públicos esenciales y sus equipamientos que “se han visto afectados por la crisis, y en potenciar la presencia del Estado, dotando, en consecuencia, de mayores medios y capacidades a las áreas de Seguridad, Defensa, Justicia, Educación y Sanidad, entre otras”, ha reclamado Vivas.

Y como último elemento político de su discurso, el presidente ha fijado la “necesidad de sentar las bases para un desarrollo sólido y estable de la actividad productiva y, por ende, de la creación de empleo; un plan que se apoye en las fortalezas y oportunidades existentes; que seas viable, realista y capaz de ilusionar a nuestro jóvenes; y que apueste, de verdad, por el talento, la formación y emprendimiento. Es posible. Hace falta que nos lo creamos y que actuemos en consecuencia”, ha lanzado.

Ceuta unida, jamás será vencida

Vivas no ha dudado, como en él suele ser habitual, en recurrir a la poesía y a los lugares comunes de la cultura popular para tratar de tocar la fibra sensible del sentimiento caballa, cita incluida a López de Anglada: “Ceuta es una niña dormida sobre los brazos del mar que tiene por almohada la espuma de las olas”. O una nueva referencia del poeta granadino Al Khatib (siglo XIV): “Ceuta es como la luz del alba que descubre su hermosura al verse reflejada en el espejo del mar cristalino”.

Y tópicos, como los negativos, habituales en la prensa nacional o los que están a pie de calle y son positivos: “A Ceuta se llega llorando y de Ceuta se parte llorando”.

Repaso por las culturas que han enriquicedido la historia de Ceuta, los mitos griegos que adornan la ciudad desde la Mujer Muerta hasta Hércules pasando por Ulises y las virtudes que significan, glosas a lo hermosa que es Ceuta, a la especial relación con el mar de la ciudad y como no, en los tiempos que corren puesta en valor de la convivencia y el respeto al diferente como valor intrínseco de Ceuta y los ceutíes: “Respeto y convivencia, un patrimonio inmaterial que distingue y dignifica a nuestro pueblo, su principal artífice y protagonista”.

Pero quizás ha sido a la hora de recoger el discurso para ponerle fin y volver a esta parte más emotiva cuando Vivas ha aprovechado para reclamar algo que ha estado atravesando todo su discurso de diferentes modos: la unidad de acción y la suma de esfuerzos:

“Una tierra que nos hace soñar, vibrar de emoción, y en ocasiones llorar, una tierra por la que merece la pena luchar, juntando todas las manos, todas las voces, todas las voluntades, todos los corazones”, ha antepuesto Vivas a la identificación de Ceuta con España para clausurar el acto institucional del Día de Ceuta.