Vivas asegura que no intervendrá en las negociaciones de Trace con su plantilla por el Convenio

Vivas asegura que no intervendrá en las negociaciones de Trace con su plantilla por el Convenio

- En 2008 el Ejecutivo del PP sí tiró de chequera pública para evitar una huelga en Semana Santa como con la que ahora vuelven a amenazar los sindicatos

- El Gobierno local afirma que se limitará a defender el mantenimiento de los servicios y el nivel de empleo por los que paga


El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha asegurado este jueves que las negociaciones entre Trace y su plantila para cerrar un nuevo Convenio Colectivo son un tema en el que su Gobierno "no va a intervenir". Pese a que sobre su cabeza ya pende una amenaza de huelga durante la próxima Semana Santa, el líder del Ejecutivo local ha defendido que no intercederá.

En 2008 el Gobierno del PP acabó reconociendo, aunque tardó varios meses, que había inyectado más dinero a la concesionaria de la limpieza pública viaria, por aquel entonces todavía Urbaser, para evitar un paro que coincidiese con las procesiones. Años después, cuando Urbaser se tiró los trastos a la cabeza con el Ejecutivo, aquel pago fue una de las reclamaciones judiciales de la empresa.

"Deseamos que haya un acuerdo pero no vamos a intervenir en esa negociación", ha dicho Vivas a preguntas de los periodistas, ante quienes ha señalado lo obvio ("despidos serían una mala noticia") y ha destacado que la Administración velará por el mantenimiento de "la carga de trabajo y el empleo" por el que se retribuye a Trace.

El Convenio Colectivo vigente desde 2012 contempló congelación salarial tanto ese ejercicio como el siguiente. El año pasado y el anterior las variaciones se vincularon "al porcentaje de revisión de canon del contrato del servicio de limpieza y recogida que efectúe la Ciudad Autónoma de Ceuta a la adjudicataria del servicio".