DÍA DE CEUTA

Vivas celebra el Día de Ceuta aferrándose al Estado como tabla de salvación

Vivas celebra el Día de Ceuta aferrándose al Estado como tabla de salvación
Vivas durante su discurso en el Día de Ceuta.
Vivas durante su discurso en el Día de Ceuta.  

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha celebrado este 2 de septiembre el Día de Ceuta, con la tradicional imposición de Medallas de la Autonomía y ofreciendo un discurso en el que imperó la vinculación de la ciudad con España. Algo que viene siendo lugar común todos los años y que en esta ocasión el presidente ha optado por enfatizar, señalando al Estado como tabla de salvación de la ciudad. Y al tiempo que reclamó un “mayor esfuerzo en infraestructuras y medios, para responder, de manera satisfactoria, a las presiones” sobre la frontera para “preservar la sostenibilidad y supervivencia de nuestra ciudad; y para aprovechar, en lo posible, las oportunidades que la misma frontera ofrece en lo que concierne al desarrollo turístico y comercial”; el presidente ha señalado que se cuenta con el apoyo del Gobierno de la nación.

El hecho fronterizo de Ceuta preocupa a Vivas, que no ha dudado en emplear buena parte del inicio de su discurso para subrayar la españolidad de la ciudad, su involucrada historia en el hecho “hispano” y la soberanía nacional, amenazada ahora por la cuestión catalana, y en negar como viene siendo habitual en los últimos años que “Ceuta sea un apéndice prescindible de España”.

“Una frontera tan singular que no se puede equiparar a ninguna otra de las fronteras exteriores de la Unión Europea, salvo el caso de la querida y hermana ciudad de Melilla. Singular por sus peculiaridades, no solo físicas o geográficas, también sociológicas, normativas y políticas; por las tensiones y presiones que soporta, de tanta envergadura que, con frecuencia, rozan el límite de lo soportable; por la importancia de los servicios que atiende. Servicios relacionados con ámbitos críticos o estratégicos para el conjunto de Europa: la seguridad; la contención y acogida de la inmigración irregular; y servir de paliativo social para el país vecino”, ha repasado Vivas antes de reivindicar mayor inversión para el Tarajal y el perímetro, “un asunto de máxima prioridad”, ha recalcado.

Vivas ha vuelto a tratar de apartar el debate sobre el estatuto de autonomía y su conversión en Comunidad Autónoma al poner en valor la participación de Ceuta en órganos propios de las Comunidades, como el Consejo de Política Fiscal y Financiera o la Conferencia de Presidentes. Para Vivas el rango de Ciudad Autónoma es suficiente: “pone en evidencia la integración de nuestra ciudad en la estructora autonómica del Estado y facilita un nivel de interlocución institucional que ha sido decisivo para mejorar la estabilidad y solvencia de nuestra Hacienda”, ha recordado. Una hacienda con una de las deudas per cápita más altas del país. A pesar de lo que Vivas ha optado por quedarse con ese aporte y las inversiones que ha propiciado logrando “avances, que desde la aprobación del Estatuto, se han producido en los servicios públicos fundamentales, en los equipamientos urbanos y en las prestaciones sociales”.

“Solos no podemos, y solos no estamos”

“Solos no podemos, y solos no estamos. Creo sinceramente que tenemos la obligación de intentar lograr el concurso y la implicación de todos, de todas las formaciones políticas, de todos los agentes sociales y económicos, de toda la sociedad ceutí. Y estoy convencido de que contamos con el aliento, la complicidad y el compromiso del Gobierno de la Nación y de su presidente. De ello puedo dar fe, y a las pruebas me remito”, ha manifestado Vivas, poco después de reclamar una apuesta inversora mayor para la frontera.

Lea el discurso íntegro de Vivas