TOMA DE POSESIÓN

Vivas promete gobernar por “una Ceuta que mire al futuro sin miedo, con ilusión y optimismo"

Vivas promete gobernar por “una Ceuta que mire al futuro sin miedo, con ilusión y optimismo"
Vivas, tras tomar posesión de su cargo.
Vivas, tras tomar posesión de su cargo.  

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha “renovado” este jueves en el Salón del Trono de la Asamblea su “compromiso con Ceuta y con los ceutíes” en el acto de toma de posesión de su cargo tras las elecciones del pasado 26 de mayo. Ante la ministra de Sanidad en funciones, Luisa Carcedo, que le ha hecho entrega del bastón de mando que posteriormente ha llevado a la Virgen de África, Vivas ha asegurado que gobernará para “todos” durante una legislatura en la que priorizará conseguir “unos niveles de calidad en servicios, equipamientos e infraestructuras equiparables a los del resto de España”.

El presidente ha asegurado que prestará “una atención especial a las necesidades de nuestras barriadas” y que defenderá una ciudad “diversa, inclusiva, sin barreras físicas ni psicológicas; una Ceuta volcada en la igualdad de oportunidades, en las políticas a favor de la mujer, en la lucha contra la violencia de género, en la atención a los mayores, a las personas con discapacidad y a los más vulnerables”.

Vivas ha hecho un hincapié muy especial en la necesidad de que Ceuta “se reconozca en su pasado, en toda su historia, sin tachar ninguna página, sin eliminar ningún eslabón de la cadena”. A su juicio la Educación debe ser “la piedra angular del porvenir” para “facilitar la inserción laboral de los futuros demandantes de empleo y cultivar el respeto, la convivencia, la concordia, el juicio crítico, la libertad, el afán de superación, la curiosidad por descubrir y el deseo de aprender”.

El presidente buscará "una Administración ágil, eficaz y bien dotada”, tanto “para asegurar el buen funcionamiento de los servicios” como para “combatir  empadronamientos ficticios, construcciones ilegales o infracciones medioambientales”

Su Gobierno buscará “una Ceuta que mire al futuro sin miedo, con ilusión y optimismo en todos los ámbitos, también en el económico”, con “una estrategia definida para la promoción del comercio y el turismo, de las actividades portuarias, de la industria existente, de los servicios profesionales, de la economía digital; que prime y atraiga al talento; que ofrezca oportunidades de empleo a nuestros jóvenes; que apoye a los autónomos; que de seguridad jurídica al sector inmobiliario y de la construcción, mediante un nuevo Plan de Ordenación Urbana; que divulgue eficazmente los atractivos fiscales y económicos; en definitiva, que transmita confianza, contando para todo ello con el concurso imprescindible de los agentes económicos y sociales”.

También ha priorizado conseguir una ciudad “bien conectada, tanto con la península como con Marruecos” y “que cuente con una Administración ágil, eficaz y bien dotada”, tanto “para asegurar el buen funcionamiento de los servicios” como para “combatir los empadronamientos ficticios, las construcciones ilegales o las infracciones de la normativa medioambiental”.

“Una Ceuta, en fin”, ha concluido, “que reciba de los poderes públicos el trato que requiere su singular condición de ser, junto con Melilla, la única frontera terrestre de Europa en África, con todo lo que ello trae consigo, en particular, en lo que concierne a la presión migratoria y sus consecuencias”.

El presidente espera del Estado “sensibilidad y respuesta” para “acometer las inversiones y el esfuerzo en medios que, desde hace tiempo, mucho tiempo, la frontera y el puerto precisan” y “para que Ceuta no tenga que asumir por el hecho fronterizo una carga migratoria superior a la que podemos soportar y nos corresponde por tamaño y capacidades”. “Estamos ante un problema de alcance nacional y como tal debe ser abordado”, ha advertido.

"Interés nacional"

“La estabilidad y la gobernabilidad de nuestra ciudad está asociada, de manera inequívoca, al interés nacional”, ha añadido Vivas, que ha coincidido con Carcedo en la necesidad y conveniencia de “ceder en lo accesorio para coincidir en lo fundamental”. “La de entenderse es la opción que, a través de las urnas, han elegido los ceutíes”, ha recordado antes de insistir en que “tenemos problemas, algunos de mucho calado, pero no somos un problema”.

“El arte de vivir compartiendo espacios, afectos, afanes y sueños es real, posible y edificante”, ha defendido Vivas, que ha exigido “respeto y la tolerancia” para “sobrevivir: para no dividir a los ceutíes"

“Nos enfrentamos a debilidades y amenazas, pero también existen fortalezas y oportunidades de esperanza y de orgullo por esta tierra hermosa y mágica por las dos esencias que definen la personalidad de nuestro pueblo: el amor a España y la convivencia entre personas de diferentes credos y razas”, ha terminado en una nueva apelación a la convivencia y la españolidad como enseñas de la ciudad.

“El arte de vivir compartiendo espacios, afectos, afanes y sueños es real, posible y edificante”, ha defendido Vivas, que ha exigido “respeto y la tolerancia” para “sobrevivir: para no dividir a los ceutíes; para no sembrar la discordia o el enfrentamiento; para no contaminar nuestros corazones con el odio o el rechazo al otro; para no herir de muerte el futuro de nuestro pueblo”. El presidente ha pedido “perdón” por “los errores cometidos y los que pueda cometer”. “De los primeros espero haber aprendido la lección. Unos y otros han sido y serán involuntarios”, ha terminado.