Vivas entrega las Medallas de la Autonomía y da por superado el debate de la conversión en comunidad

Vivas entrega las Medallas de la Autonomía y da por superado el debate de la conversión en comunidad
La Coral de Ceuta amenizó el acto
La Coral de Ceuta amenizó el acto  

- El Colegio San Agustín renueva su compromiso con el futuro de Ceuta para “hacer personas de provecho a la patria”

- El secretario general de UGT deja claro en su discurso que lo de Franco en 1936 fue un “golpe de estado” y que “la libertad volvió en 1976”

- Cristóbal Chaves y las hijas de los doctores Gabriel Cruz Blasco y Antonio Manuel Millán y el hijo de Javier Prat acentuaron la humanidad de los premiados


El presidente de Ceuta, Juan Vivas, ha aprovechado el mayor realce que el día festivo volvía a dar al 2 de septiembre, día de Ceuta, para en su discurso tras la entrega de las Medallas de la Autonomía lanzar un mensaje de profunda carga política al afirmar que cree “agotado el debate que marcó la aprobación del Estatuto y sus primeros años de vigencia: Hoy nadie –o casi nadie- cuestiona que Ceuta esté plenamente integrada en la estructura territorial del Estado, tanto local como autonómica”, lo que viene a ser lo mismo que dar por enterrado el debate sobre la conversión en Comunidad Autónoma. Un debate al que él mismo se sumó durante su segunda legislatura al llegar a crear una comisión para la aplicación de la Transitoria V al calor de las reformas autonómicas que propició el Ejecutivo de Zapatero entre el año 2004 y el 2008.

Con la afirmación Vivas deja zanjado el asunto y las peticiones que aún recientemente lanzó de forma pública el secretario general del PSOE de Ceuta y líder de la oposición, Manuel Hernández, o las que tradicionalmente han venido manteniendo otras formaciones políticas, como Caballas.

Además de dar por zanjado el debate, Vivas ha apoyado su defensa del actual Estatuto de Autonomía en el mucho bien que ha procurado a los ceutíes: “Hacer posible el autogobierno, procurar la mejora de las condiciones de vida de los ceutíes, en igualdad con el resto de los españoles y al amparo del principio de solidaridad que recoge nuestra Constitución. Desde esta perspectiva, un hecho resulta revelador: La aprobación y desarrollo del Estatuto de Autonomía coincide con el periodo de nuestra historia reciente de mayor inversión pública y de más capacidad financiera de nuestra hacienda, lo que se ha traducido en avances sustanciales en la calidad de los servicios públicos esenciales, en la ampliación de la red de protección social, en la renovación y modernización de la trama urbana, y en la consolidación y perfeccionamiento de nuestro régimen económico y fiscal especial”.

Para Vivas el estatuto ha ayudado a Ceuta “a tener mayor presencia institucional” y le ha procurado una “más ágil interlocución con quien finalmente decide la asignación de recursos entre las distintas administraciones territoriales”.

Entre los retos futuros Vivas ha centrado sus esfuerzos en el empleo, y ha reiterado las ideas de actuación por las que el Ejecutivo entiende que debe pasar el futuro desarrollo económico de Ceuta: “el mantenimiento del músculo de las administraciones públicas; la mejora de la conectividad y de las comunicaciones con el entorno; la defensa de nuestras peculiaridades fiscales; el fomento del emprendimiento; la apuesta por la formación; y la lucha contra el fraude en cualquiera de sus manifestaciones. Y necesitamos llevar al ánimo de nuestros jóvenes, a través de la familia, la escuela y los foros de opinión, que en el aprendizaje y en el esfuerzo está la llave para abrir las puertas del porvenir y de las oportunidades”.

San Agustín

El director del Colegio San Agustín, Luis Miguel González, agradeció la Medalla de la Autonomía entregada al centro y renovó el compromiso educativo de la institución que ha cumplido este 2016 un centenario de vida para con Ceuta y para “hacer de sus hijos personas provechosas a la patria”.

González destacó la idea de un pasado de gratitud para el centro por lo mucho que ha dado y recibido de Ceuta, un presente que viven con “pasión” y un futuro al que se “abrazan con esperanza”.

Terminó definiendo la educación como “un acto de amor esperanzado”, citando a San Agustín y prometiendo seguir insistiendo en esa idea en el futuro. “Los años pasan, el amor permanece”, cerró su discurso.

Antes había citado también a la madre Teresa de Calcula, que el domingo será reconocida santa: “A Veces sentimos que lo que hacemos es una gota de agua en el mar, pero el mar sería menos sin esa gota”.

“Para los que hemos pasado por sus aulas y ya transitamos por el otoño de la vida, el colegio San Agustín constituye una sala principal de nuestro particular museo de lo entrañable. El recuerdo de lugares, objetos, vivencias, colores, sabores y olores irrepetibles e inolvidables y el recuerdo de unos padres y de unos maestros a los que les tocó vivir una época de privaciones y carencias: Desterrados, prematuramente ya la fuerza, de su juventud renunciaron a muchas cosas y dieron lo mejor de sí mismos para sacarnos adelante”, elogió Vivas en su discurso al centro.

UGT

El secretario general de UGT de Ceuta, Juan Carlos Pérez, dedicó la medalla a “todos los militantes” que con su trabajo diario hacen posible la lucha sindical, “robándole tiempo a su ocio y a su familia para defender los derechos de sus compañeros”.

Pérez que tenía a su jefe en el auditorio, al secretario general de UGT de España, el asturiano de nacimiento y catalán de adopción, Josep María Álvarez, repasó brevemente la historia del sindicato en la ciudad. Y señaló como uno de los momentos “álgidos” la época de la II República cuando el sindicato llegó a sumar en Ceuta los 3.000 afiliados (hoy tiene más).

Esos buenos tiempos terminaron con “el golpe de Estado de 1936”, tras el cual, Pérez recordó que muchos militantes de UGT en la ciudad fueron represaliados y “un centenar fusilados”. El sindicato resurgió con fuerza “en 1976, cuando volvió la libertad”, para seguir haciendo lo que había hecho anteriormente apostar con fuerza por valores como la “solidaridad, la justicia social y la igualdad”, y siempre en defensa de “los derechos humanos y los derechos laborales”. Pérez tuvo a bien acordarse de todos los secretarios generales de UGT en Ceuta desde la democracia.

Cristóbal Chaves, Gabriel Cruz Blasco, Antonio Manuel Millán y Javier Prat

El resto de premiados destacaron más por su perfil humano que por lo institucional. Cristóbal Chaves destacó en su trayectoria la creación del sector de la Construcción en el seno de la patronal y agradeció a sus trabajadores su esfuerzo para salvar los tiempos de crisis. Chaves fue un colaborador en la resurrección en los últimos años de la Feria de la Construcción y los concursos de albañilería o la creación de la Escuela de la Construcción.

“Tesón, audacia, imaginación, coraje y corazón”, le atribuyó al empresario el presidente Vivas, al glosarlo tras la entrega de las medallas.

Los tres doctores reconocidos a título póstumo expresaron su agradecimiento a través de la voz de sus hijas en el caso de Cruz Blasco, mediante Lucía, en el de Antonio Millán, la recogió Marta y Javier Prat junior honró al senior.

En los tres casos sus herederos destacaron la enorme “vocación” con la que ejercieron su “pasión” los doctores. Una clave repetida que debe ilustrar a muchos que perseveran y quieren llegar lejos en el oficio de la medicina o en cualquier otro. “Hasta el salón de casa o la terraza de algún bar han sido consultas en ocasiones”, ilustró Marta Millán sobre cómo se las gastaba su padre.

Y todos sus hijos no olvidaron el lado humano que atesoraban: “Lo primero es ser persona. Su obsesión era que fuéramos buenas personas”, sintetizó Javier Prat.