PLENO TENSO

Vivas pasa con Vox el Rubicón de los primeros Presupuestos de su legislatura más complicada

Vivas pasa con Vox el Rubicón de los primeros Presupuestos de su legislatura más complicada
Los diputados del PP y Vox, este martes, mano alzada a favor, en la aprobación definitiva de los Presupuestos de la Ciudad para 2020.
Los diputados del PP y Vox, este martes, mano alzada a favor, en la aprobación definitiva de los Presupuestos de la Ciudad para 2020.  

El Pleno de la Asamblea ha aprobado este martes definitivamente el Presupuesto de la Ciudad para 2020 con los votos a favor de los nueve diputados del PP y los cuatro que quedan en Vox, la abstención de los dos disidentes de ese último partido y los dos electos del MDyC y el voto en contra de los siete socialistas y Mohamed Ali (Caballas). Nunca en casi 20 años las había pasado tan canutas para lograrlo Vivas, que se asoma a tres años y medio de legislatura con un Pleno en ebullición creciente.

El documento, que todas las partes retratan para bien o para mal como "continuista" salvo por los hachazos que le ha metido Vox para macar territorio, entrará en vigor con pequeños retoques sobre algo más de 600.000 euros, los pactados previamente por la mayoría, para entre otras cosas destinar 300.000 euros al Santuario de la Patrona y algo más de 100.000 a Cruz Roja, a quien Vox ha levantado la mano porque atiende a "muchos españoles" además de a inmigrantes.

Los de Vivas y los de Juan Sergio Redondo han unido fuerzas para repartir los 315,2 millones de euros que la Administración local prevé, en términos consolidados, ingresar y gastar este año, pero más allá de lo de siempre, de la oposición criticando que debería haber políticas sociales más robustas y más atención hacia la periferia y del Gobierno presumiendo de que atiende a los más necesitados con holgura sin perder de vista la prestación de servicios públicos de calidad con un programa de inversiones ambicioso, el debate político ha derivado hacia cómo piensa sostener Vivas su Ejecutivo hasta 2023.

En una sesión en la que se ha citado a Karl Marx ("de cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades") y a Machado ("caminante, no hay camino/ se hace camino al andar"), sobre todo se ha aludido al líder de Vox y el resto de dirigentes de Vox, a sus invectivas ("manipuladas", ha repetido Verdejo) contra los "moros" y el Islam y contra la "mierda de Ceuta de las Cuatro Culturas" que Fatima Hamed (MDyC) ha confirmado que ya están en manos de la Fiscalía.

Lo ha hecho el PSOE, cuyo líder, Manuel Hernández, ha vuelto a denunciar que la "ultraderecha" influya cada vez más en la Administración local y ha aplaudido por irse a los nuevos diputados no adscritos, María del Carmen Vázquez y José María Rodríguez, que después han votado a favor las enmiendas socialistas al Presupuesto, todas desechadas ante la nueva mayoría PP-Vox. También, aunque con guantes ("no hablamos de asuntos internos de otros partidos"), Carlos Rontomé, que esta vez ha tomado como estilete más afilado que Gaitán la portavocía del Gobierno de Vivas para una Sesión Plenaria que se auguraba tensa y lo fue.

Las cuatro horas que duró el trago oscilaron entre el sopor decimonónico de la votación a mano alzada de cada enmienda, alegación y reclamación, en la que no hubo sorpresas (solo prosperaron las del PP y Vox) y la candente intervención de Ali, que huyó de los números fríos para instar a los de Vivas a levantar "un muro contra el fascismo" que desde su punto de vista encarna Vox y sus "purgas".

Rontomé ha reconocido que el PP, al menos hasta ahora, hasta las 13.00 horas de este martes, ha tragado con todo ("aguantamos que nos llamen 'derechita cobarde' para tener un Presupuesto que dé estabilidad a esta ciudad"). Una vez pasado ese Rubicón, Vivas deberá decidir si llega hasta el final de la legislatura con la derecha más a la derecha o explora, una vez fracasado su intento con el PSOE, buscar una alianza alternativa con los abstencionistas del MDyC y ex Vox.

De momento los Populares no parecen demasiado incómodos, algunos más que otros, y Rontomé, que ha fustigado a los socialistas por aliarse a nivel nacional con "comunistas, separatistas y demás indeseables", no ha dudado en imputar a Ali un "discurso del odio" que este ha rechazado a gritos: "¡El discurso del odio está ahí, joder!", ha chillado señalando a la bancada de enfrente, cuyo portavoz ha anunciado acciones judiciales contra todos los implicados en la difusión de sus conversaciones "manipuladas" de Whatsapp, argumento sobre el que se han negado a responder preguntas.

ali plen presupuestos

El líder de Caballas ha asegurado representar a un gran número de ceutíes cuando ha dicho que si el PP no rompe con su actual compañero de viaje "no me representa" (como el de Sánchez a Rontomé, por otro lado) y Vivas ha instado a abandonar el Pleno a uno de los asesores de la coalición, Mohamed Mustafa, cuando desde el público ha alzado la voz para repudiar tanto los comentarios publicados, acto que Vox va a llevar a los Juzgados, como el "silencio" del presidente al respecto. "Esto es lo que quería Ali, enfrentamiento y división, porque a río revuelto ganancia de pescadores", ha desdeñado Rontomé entonces desde la tribuna.

"Eres un blanqueador y puedes ir a sentarte con ellos porque antes dije que de primos lejanos habéis pasado a parecer primos hermanos y tú eres hermano de sangre", le ha contestado el de Caballas, a quien Rontomé ha replicado llamando a huir del "discurso guerracivilista".

Vivas pasa con Vox el Rubicón de los primeros Presupuestos de su legislatura más complicada