Vivas teme que la demora en el Estatuto pueda convertirse en un arma electoral


Vivas teme que la demora en el Estatuto pueda convertirse en un arma electoral

El presidente Juan Vivas se ha pronunciado por primera vez sobre la suspensión de la reforma estatutaria. Juan Vivas ha reiterado que no se trata de un punto final, sino de una demora en el proceso, que continuará tras las elecciones. Unos comicios que según el presidente estarán marcados por lo que considera un uso electoralista de la aspiración autonómica ceutí. Vivas reitera que se han limitado a cumplir la orden del pleno, como es buscar un acuerdo por unanimidad de las fuerzas políticas representadas en la Asamblea.

El presidente también se ha referido a las críticas que hacen referencia a un posible acuerdo con Marruecos para evitar la aprobación del Estatuto ceutí. Vivas considera estas declaraciones una "barbaridad". También asegura que es "peligroso" relacionar la condición de Ceuta como ciudad autónoma con su españolidad. Vivas afirma que la ciudad está totalmente integrada en el régimen administrativo español, como demuestra su participación en todos los foros nacionales como la Conferencia de Presidentes o el Debate sobre el estado de las Autonomías.

Con respecto al consenso con el PSOE, Vivas también lo considera imprescindible por la situación política local y nacional. Sin acuerdo entre los dos granes partidos no podría haber nuevo estatuto y afirma que la iniciativa que salga de Ceuta tienen que ser aprobada, y que no quiere que el Estatuto ceutí se convierte en un nuevo "plan Ibarretxe".

Juan Vivas sí ha anunciado que aunque se busca la unanimidad para favorecer la participación de los grupos minoritarios en el nuevo estatuto, tras las elecciones, y si es necesario, podría aprobarse un texto con tan sólo el apoyo del PP y del PSOE. 

Vivas teme que la demora en el Estatuto pueda convertirse en un arma electoral