MANIFESTACIÓN

VOX junta al menos un centenar de vehículos para pedir la dimisión del Gobierno

VOX junta al menos un centenar de vehículos para pedir la dimisión del Gobierno
La manifestación ha arrancado en el Centro de Salud de Recinto.
La manifestación ha arrancado en el Centro de Salud de Recinto.  

“Más de lo que esperábamos”, dice el portavoz de  VOX en la Asamblea, Carlos Verdejo, de pie frente a la puerta del Centro de Salud de Recinto donde arrancaba la ruidosa manifestación convocada por VOX para este sábado al mediodía para pedir la dimisión del Gobierno de Pedro Sánchez. 73 coches y 33 motos, refiere la Policía Nacional un rato después, tras haberlos contado a su paso por la plaza de los Reyes. 150 traslada la Delegación del Gobierno en una cifra que cita como fuente a la Policía Local. Como sea, lograron juntar la cabeza con la cola de la manifestación en el recorrido por Beatriz de Silva, Calle Cervantes, Padilla, Méndez Núñez, Antioco, Millán Astray y Plaza de los Reyes. Unos 850 metros de recorrido estruendoso.

A la manifestación han acudido los simpatizantes de VOX ataviados con banderas de España que se blandían por fuera de los coches. Ellos son la patria y los demás no la quieren tanto. De un coche sobresalía un altavoz atado al techo por el que sonaba el himno de España ahogado entre los cláxons de los coches y motos y las bocinas de mano que algunos manifestantes portaban.

Alguna se había llevado también la cacerola de casa y la tocaba con furia por fuera de la ventanilla. El ruido y los bocinazos era la proclama que apenas sí se podía leer en carteles pegados en las ventanillas o escuchar en algún momento en el que las manos descansaban de los pitos de los coches. “Gobierno dimisión” y poco más.

Frente a la puerta de la Delegación del Gobierno en Ceuta, objetivo central de la manifestación, el grupo de motoristas más numeroso se ha detenido para dar gas con el freno echado e incrementar la furia sonora de la protesta de manera notable.

La protesta en Ceuta es una más de las convocadas en todas las capitales del país. La imagen de los líderes nacionales de VOX subidos en un autobús por centro colapsado de Madrid ya da la vuelta al país por las redes sociales y los medios de comunicación. La de hoy era una muesca más en la estrategia de tensión contra el Gobierno puesta en marcha desde el minuto uno de la legislatura en la que el partido no dudó en calificar al Ejecutivo que salió de las urnas de “ilegítimo”. Desde entonces se han sucedido manifestaciones verbales que en cierto modo alientan a derrocar al Gobierno sin pasar por las urnas.

VOX junta al menos un centenar de vehículos para pedir la dimisión del Gobierno