PLENO

Vox mezcla la señal de redes marroquíes de telefonía con terrorismo, estafas y hasta secuestros exprés

Vox mezcla la señal de redes marroquíes de telefonía con terrorismo, estafas y hasta secuestros exprés
Carlos Verdejo con una tarjeta de prepago.
Carlos Verdejo con una tarjeta de prepago.  

La propuesta de Vox parecía primera vista una moción sobre los problemas de cobertura telefónica en la ciudad autónoma, el solapamiento de las redes de telefonía móvil de Marruecos y las repercusiones para el siempre indefenso consumidor, pero por su argumentario desfilaron también la actitud hostil de Marruecos, posibles intentos de estafa con el roaming de las empresas marroquíes, la amenaza del terrorismo internacional, la ciberdelincuencia, el mercado negro de las tarjetas prepago y has ta los secuestros exprés.

“Creía que era un problema de cobertura y de atención al consumidor”, mostraba su sorpresa Mohamed Alí en su turno de intervención, en un buen resumen de la sorpresa del resto de partidos de la oposición. No así del PP, que terminó votando a favor de la propuesta de la formación d ultraderecha para instar a buscar una solución a la intrusión de las redes marroquíes de telefonía móvil. Una cuestión por la que ya preguntaron los parlamentarios populares en la anterior legislatura y a la que respondió el Gobierno de Sánchez asegurando que el problema se estaba ”minimizando” aunque es difícil eliminarlo del todo en la zona fronteriza.

Barriadas como el Recinto, Sarchal, Benzú y las zonas cercanas a la frontera son agujeros en oka tres de telefonía móvil española por la que se cuelan las compañías marroquíes. Para Carlos Verdejo, portavoz de Vox no es casual, sino intencional ya que “Marruecos coloca estratégicamente las antenas enfocando a Ceuta”. “El objetivo detrás no es otro que los cobros de roaming de las operadoras marroquíes”, alertaba Verdejo, añadiendo otros potenciales peligros asociados, como el uso de tarjetas prepago, vinculadas a su vez a la delincuencia, al terrorismo yihadista y hasta con los “secuestros exprés”. “Eso esta pasando en España, está de moda y buena parte de culpa pueden tenerla estas tarjetas de prepago”, alarma Verdejo, denunciando que “Estas tarjetas proliferan en Ceuta, tenemos constancia que no siempre de forma legal se comercia con ellas, no hay necesidad de ir a Marruecos”. Algo que dos militantes de Vox han corroborado tras haberse desplazado a Marruecos para comprobarlo. “Y si se puede usar esta tarjeta en Ceuta es porque entra la señal marroquí que vulnera la potencia que marca la UE”, zanjaba, abogando por la vía diplomática para solucionar el problema.

Desde la bancada socialista, el diputado José María Mas trató de llenar las lagunas de las razones de Vox, recordando, primero, que “tal y como está planteada la propuesta, habla de un país vecino que hace un uso abusivo, pero esas empresas no son de un país, son empresas privadas, multinacionales”. “Las competencias son de la dirección general de Telecomunicaciones, funcionarios con una cualificación extrema y un funcionamiento impecable, de primera división”, se congratuló, “no es exactamente un tema bilateral, todo este tema y la situación geográfica de Ceuta, sería para un supuesto de examen, hay confluencia de países distintos, cruce de competencias legales, pero esto no es un acuerdo con Marruecos. Todo esto lo rige la UIT, laUnión Internacional de Telecomunicaciones, que la forman 193 países”.

“Habla como si fuera ala guerra de las galaxias”, ironizó la portavoz de MDyC, Fatima Hamed,  “hablan de invasión marroquí, acusan a Marruecos de uso abusivo de las redes… y no sabemos si es por ignorancia o es intencionado, que seria peor”.

Mohamed Ali propone enfocar el problema de otro modo, nulo mirando a Marruecos, sino a las empresas de telefonía españolas, que desatienden a sus clientes. “y reclamar a las empresas para que garanticen el servicio que contratamos y pagamos”. “Garanticemos el servicio, que es lo que pagamos, pero convertir esto en un conflicto diplomático no va a darle solución”.

Vox mezcla la señal de redes marroquíes de telefonía con terrorismo, estafas y hasta secuestros exprés