COMUNICADO DE RESPUESTA

Vox ve “amenazas” de la “extrema izquierda local” en el manifiesto feminista

Vox ve “amenazas” de la “extrema izquierda local” en el manifiesto feminista
Juan Sergio Redondo, VOX Ceuta
Juan Sergio Redondo, VOX Ceuta  

VOX Ceuta ha entendido como una “amenaza velada” y un "insulto" el manifiesto feminista de carácter nacional leído en Ceuta por Mujeres Progresistas y al que se han adherido varias asociaciones progresistas y feministas, a las que tilda de “extrema izquierda local”.

Amenazas que provienen, señala Vox recurriendo a sus acusaciones de cabecera, de “enemigos parásitos de las arcas públicas” y que "no conseguirán amedrentarles con sus injurias e ingenuos intentos de intimidación”. En el comunicado, Vox señala, en lo que parece un desliz freudiano, que en el movimiento feminista “están viendo amenazado su estatus y de ahí́ los vanos intentos por tergiversar y confundir a la población con la más burda demagogia”.

Más aún, desde la formación local de Vox, pese a que mantiene un discurso beligerante con el feminismo, llegan a asegurar que estas asociaciones no son “en absoluto feministas” y “para nada representativas del sentir mayoritario de las mujeres”. Eso sí, sin tampoco llegar a aclarar cuál es el sentir mayoritario de las mujeres.

Vox, la formación a la que el manifiesto feminista acusa de negar la violencia de género, “que es como negar el Holocausto judío”, asegura que los datos que esgrime el movimiento feminista (que cita cifras del CGPJ, la OMS, ONU, Ministerio de Interior, o el Instituto de la Mujer) “son falsos y sólo buscan manipular a la opinión pública, generar crispación y confrontación entre los ciudadanos”.  Acusaciones de manipulación que vienen inmediatamente precedidas por afirmaciones taxativas en las que aseguran que “no es digno de un estado de derecho que los hombres sean encerrados por la mera acusación sin pruebas, por el hecho de ser hombres”. Por otro lado, vuelven a insistir en las denuncias falsas pese a que, según datos del CGPJ y la Fiscalía, son residuales estadísticamente y solo representan el 0,01 del total. Cuestiones que mezclan gratuitamente, por ejemplo, con la protección del menor en los procesos de divorcio.

Sí son válidos los datos de instituciones como el Instituto de la Mujer, a juicio de VOX, cuando se trata de señalar el número de asociaciones (2.200) y “federaciones” feministas (55) en Andalucía o para denunciar el presupuesto del propio Instituto de la Mujer de Andalucía: 43 millones, de los que, aseguran, solo destina 1,2 a atención a víctimas.

Para Vox, el dato innegable de que aumentan el número de denuncias por violencia machista es culpa de la Ley: “En este sentido cabe reseñar que el solo hecho de que el número de denuncias no pare de subir, evidencia que la ley de violencia de género ha fracasado en su supuesto cometido y que este aumento tan sólo (sic) beneficia a las asociaciones feministas, que han montado un entramado millonario de chiringuitos lucrativos con la connivencia del resto de partidos en toda España, empezando por Andalucía”.

“La ideología de género no soluciona el problema sino que lo aumenta, las estadísticas y los datos objetivos lo confirman”, afirman en Vox sin precisar cuáles son esos datos objetivos y pidiendo un “un cambio de paradigma” en el enfoque de la lucha contra la violencia “intrafamiliar” o doméstica, piden, rehuyendo conceptos como género o, por supuesto, machismo o violencia contra la mujer, pese a que sean las víctimas en una abrumadora mayoría de casos.

“El PSOE pone en libertad a violadores reincidentes”

Para Vox,  resulta “surrealista”, que la encargada de leer el manifiesto, María Miaja, sea miembro de un PSOE al que acusa sorprendentemente de ser “responsable de legislar para dejar libres en la calle a asesinos y violadores reincidentes”,  en confrontación con los postulados de VOX, que presume de ser el único partido que defiende la cadena perpetua "sin la coletilla de revisable, por la seguridad de las víctimas y la paz de sus familiares".