BONIFICACIONES

El abaratamiento de las conexiones con la península, también de los no residentes, un poco más cerca

El abaratamiento de las conexiones con la península, también de los no residentes, un poco más cerca
El Passió per Formentera desafía al temporal de Levante en una imagen de archivo.
El Passió per Formentera desafía al temporal de Levante en una imagen de archivo.  

El consejo de Ministros tiene sobre la mesa este viernes 13 de julio la aprobación urgente del Real Decreto que dará luz verde a la bonificación del 75 por ciento del transporte entre Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla y que entrará en vigor la semana entrante;  y también, según ha anunciado el Gobierno local, la próxima semana se adjudicará el contrato para ofertar billetes a turistas no residentes a 16 euros durante los fines de semana.


La ampliación de la bonificación al 75 por ciento y las ofertas para no residentes durante los fines de semana son dos de los caminos emprendidos por la Administración General del Estado (AGE) y la Ciudad Autónoma de Ceuta para abaratar las conexiones con el resto de España. Ambas iniciativas muy cerca de ser una realidad. Por un lado, el Consejo de Ministros aprobará el Real Decreto, que entrará en vigor probablemente el lunes, mientras desde la Consejería de Turismo adelantan que está lista la adjudicación del contrato para ofrecer billetes de fin de semana por debajo de los 16 euros, para atraer a turistas de la península. Medida que entrará en vigor "cuanto antes".

Además, la Ciudad mantiene abiertas otras dos vías para abaratar el transporte marítimo a residentes y no residentes. Por un lado, desde Turismo y Deporte trabajan en la revisión y mejora del programa de ausentes, que ofrecía una bonificación en diferido a cargo de la Ciudad para ceutíes no residentes, familiares y personas con lazos con la ciudad. Un sistema que debe mejorar el procedimiento de devolución del dinero al beneficiario y evitar toda la farragosa tramitación.

El Gobierno de la Ciudad tiene además otra bala en la recámara, a la espera del dictamen, “inminente” de la Comisión Nacional de la Competencia. Dictamen que, según las fuentes que maneja el Gobierno, será favorable a los intereses de la Ciudad, que busca una vía para obligar a las navieras a establecer al menos una rotación a bajo precio, atendiendo a la singularidad del servicio público que prestan.