LEVANTE

Flacas y flacos preparen plomo para los bolsillos. Ya viene el temporal del equinoccio

Flacas y flacos preparen plomo para los bolsillos. Ya viene el temporal del equinoccio
El mar se encrespará esta semana./archivo
El mar se encrespará esta semana./archivo  

Fiel a su cita con los cambios de estación, el viento, en concreto el de levante, ya está llegando. Este lunes está cogiendo fuerzas para azotar a modo ‘sadomaso’ salvaje las aguas del Estrecho y las costas de ambas orillas a partir del miércoles. Desde las 18 horas de ese día, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ya ha lanzado alerta amarilla, “riesgo”, por fenómenos costeros en la orilla norte del Estrecho, la de la costa gaditana, por vientos que pueden alcanzar ese día ya los 50 kilómetros por hora, levante fuerza 7. Pero eso es sólo el principio.

Después de unos días de temperaturas cálidas, este domingo se alcanzaron los 25 grados, según los registros de la Agencia Estatal de Meteorología en la estación de Ceuta, de terracitas, mangas cortas, primeras sesiones de sol en la playa, gafas de sol imprescindibles, sesiones de pesca y pastoreo, bajo el sol primaveral y mucho ‘postureo’ en redes sociales para dar envidia a los del norte, nada hacía pensar que el casi verano no fuera eterno. Pero la llegada de la primavera lo hará con lluvia y viento.

El miércoles comienza a subir el viento de levante que ya aparecerá desde el mediodía de este lunes, aunque de momento suave. Acariciando. Para el miércoles las probabilidades de precipitación se disparan al 50 por ciento según la previsión de AEMET. Y desde primera hora esa caricia del viento se irá convirtiendo en bofetada con velocidades sostenidas de más de 40 kilómetros por hora y ráfagas que podrían alcanzar los 60 kilómetros por hora al finalizar el día.

El jueves –para conocer los avisos de AEMET para esa jornada habrá que esperar al martes, dado que sólo los hacen a tres días vista que es cuando las previsiones están más afinadas– el viento seguirá ‘in crescendo’: más de 50 kilómetros por hora en las horas centrales del día con ráfagas de más de 60 durante toda la jornada y olas que ya se espera que rebasen los 3 metros de altura desde la media noche del miércoles al jueves.

De cumplirse esa previsión el jueves se quedará sólo el barco grande de Baleària en la línea del Estrecho.

Pero peor pinta el viernes (día de salida de fin de semana para muchos). Ese día las velocidades sostenidas del viento de levante podrían situarse en el entorno de los 60 kilómetros por hora al final de la jornada, con ráfagas, según la previsión a este lunes, de hasta 85 kilómetros por hora. Las olas se levantarán hasta los 4 metros de altura a última hora del viernes.

Y el sábado comenzará a bajar el temporal, aunque no será hasta última hora de ese día. Durante toda la jornada se prevén vientos alrededor de 50 kilómetros por hora con ráfagas de más de 70 kilómetros por hora y olas por encima de los 4 metros durante todo el sábado. El temporal comenzará a desaparecer drásticamente desde las últimas horas del sábado, para dejar un domingo aún con viento y olas de más de 2 metros, pero apacible con respecto a los días anteriores.

Parte del devastador efecto del levante lo podría calmar o moderar la lluvia, que se da por casi segura para el jueves durante toda la jornada y gran parte del viernes y del sábado.

Las temperaturas, eso sí, se mantendrán agradables entre los 13 y los 18 grados durante toda la semana. Disfruten de este lunes primaveral y acopien plomo, flacas y flacos, el equinoccio previsto para el miércoles, con el día igual de largo que la noche, nos trae un viento azotador de mil demonios y sus complicaciones derivadas. Aunque siempre queda la esperanza de que las previsiones a más de tres días, vuelvan a estar equivocadas. Al fin y al cabo, el temporal en los cambios de estación es tan costumbre como el error humano.