González da por hecho cesiones a las navieras para sacar adelante el contrato público


González da por hecho cesiones a las navieras para sacar adelante el contrato público

- González Pérez reconoce contactos con las tres navieras que operan ya en la línea y otras que han mostrado interés

- Se estudian modificaicones en las condiciones de licitación del concurso al que no se presentó ninguna compañía para acercarlas a los intereses de las navieras

Si el portavoz del Ejecutivo local, Emilio Carreira, aseguró el martes que habrá contrato de interés público para la línea marítima entre Ceuta y Algeciras antes de 2014, instantes antes, el delegado del Gobierno vino a claudicar de forma pública por primera vez ante el pulso echado por las navieras al no presentarse al concurso y forzar bien la prórroga bien la declaración de desierto.

Si en un principio, González quiso restar importancia al pulso de las navieras defendiendo que no habría mayor mal porque no hubiera tutela del Estado en la línea mediante el concurso, ahora el discurso se ha ido templando y acomodando coincidiendo en el tiempo con las primeras maniobras de Baleària retirando el primer servicio de la mañana y dejando sin conexión con el tren de la mañana a Madrid a los ceutíes.

Así, González ratificó ayer contactos con las navieras, “incluidas las tres que están actualmente en el Estrecho. Yo me he reunido tanto con Baleària, como con Acciona, como con FRS, para saber exactamente donde estaba el punto de inflexión para que las navieras pudieran entrar a participar en ese concurso que quedó desierto. Quiero recordar que ninguna de ellas se presentó al concurso. Alternativamente a esto ha habido algún interés por parte de alguna naviera que no está en estos momentos en el Estrecho o incluso alguna que parece ser que parece que pudiera tener interés o incluso alguna del Estrecho que pudiera llegar a tener un acuerdo entre dos compañías para poder realizar este servicio”, aclaró González Pérez.

Y más allá –a diferencia de Carreira- no quiso ir el delegado “anticipar más me parece temerario por mi parte”. Y la razón no es otra que lo que viene son cambios en las condiciones de adjudicación a las que aspiraba el Gobierno con una rebaja en el precio del billete del 25 por ciento del actual. Habrá cambios para acercarse a ese punto de inflexión que tienen las navieras para ver atractivo el concurso.

“Estamos en un momento en el que hay que revisar las condiciones del contrato, hay que oír a las compañías donde está el punto de inflexión. Hay que ver si es necesario sacar otro contrato o con el mismo contrato cambiando alguna de las condiciones no dinerarias no económicas se pudiera realizar”, explicó González.

“Esto es tener paciencia y dentro de algún tiempo me preguntarán ustedes sobre la compañía que ha sido adjudicataria o que ha accedido al contrato del Estado y estaremos tranquilos. Esto es cuestión de tener tranquilidad. Las cosas se están haciendo. No ha habido en ningún momento parón. No hemos dejado de tener esa negociación entre comillas, porque tampoco es una negociación es simplemente conocimiento de las condiciones tanto de un lado como de otro y buscar el punto de encuentro donde al final se obtenga que haya alguna compañía que asuma el contrato del Estado”, terminó de aclarar González.