La multinacional Consulmar se hace con el control de Amarres Ceuta

Consulmar Farallo. ABASTECIMIENTO DE COMBUSTIBLE BARCOS PUERTO

La multinacional española de servicios portuarios, la empresa Consulmar con más de 60 años de experiencia y presencia en diversos puertos de la península y el continente africano, acaba de adquirir una posición mayoritaria con la compra del 80% de la empresa Amarres Ceuta, que en la actualidad realiza aproximadamente la mitad de los servicios de amarre en el Puerto de Ceuta. El equipo humano de la empresa ceutí, que cuenta en la actualidad con 11 trabajadores y 5 embarcaciones, se respetará en su totalidad tras la adquisición y seguirá liderado por su actual gerente, Pablo Guerra.

Consulmar lleva ya más 4 años trabajando como socio junto a Amarres Ceuta en el suministro de provisiones y transporte de tripulantes y técnicos a buques fondeados en la bahía, a través de su filial Workboat Services Strait, habiendo sido pionera en el lanzamiento del servicio denominado “Off Port Limits Ceuta”, atendiendo con lanchas desde Ceuta a buques en tránsito por el Estrecho de Gibraltar sin que tengan que desviar su ruta, lo que popularmente se conoce como 'bunkering'.

Consulmar desplazará a Ceuta una gabarra de 23 metros de eslora que permitirá prestar servicios a los buques que fondean en la bahía, nuevos servicios que hasta el momento no se prestaba en la Bahía de Ceuta. Adicionalmente, la nueva gabarra estará equipada con diversos medios para la lucha contra la contaminación marina con capacidad de recogida de sustancias oleosas del agua en caso de contaminación accidental. La succión desde el agua de dichas sustancias contaminantes se realiza mediante skimmers, que con posterioridad se depositan en los tanques de la embarcación. Esta capacidad con la que cuentan la gran mayoría de los puertos del Estado, no existe en la actualidad en el Puerto de Ceuta.

En palabras del Director Gerente de Consulmar, Ramón Zubiaga, “Estamos seguros de que estos servicios redundarán en que los armadores de todo el mundo vean a Ceuta como un puerto con mayor capacidad de servicios, equiparándolo cada vez más a sus puertos vecinos, ayudándoles a tomar la decisión de recalar en las aguas de la bahía, esperando que ello conlleve un incremento del número de escalas de los buques en Ceuta, más aún desde la llegada la semana pasada de la segunda gabarra de suministros de combustible a las aguas de la Bahía de Ceuta”.