PIDEN AYUDA

Las navieras advierten al Estado: sin ellas Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla quedarían desabastecidas en 48 horas

Las navieras advierten al Estado: sin ellas Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla quedarían desabastecidas en 48 horas
Vista aérea del Puerto de Ceuta. Foto APC
Vista aérea del Puerto de Ceuta. Foto APC  
La patronal del sector del transporte marítimo, la Asociación de Navieros Españoles (ANAVE), alerta de que las condiciones planteadas por el Ministerio de Sanidad para la desescalada puede abocar a las compañías navieras a amarrar la flota.

Las principales empresas del sector, entre las que se encuentran el Grupo Armas Trasmediterránea, Baleària, Fred Olsen y FRS Iberia recuerdan que su servicio—especialmente en el transporte de mercancías— es esencial e imprescindible para los territorios españoles no peninsulares. Sin los servicios marítimos regulares, Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla quedarían desabastecidas en 48 horas. Son servicios indiscutiblemente estratégicos., defienden.

ANAVE reitera al ministerio de Transportes la necesidad de que el Estado asuma su responsabilidad de garantizar los suministros diarios a los territorios aislados, no solo hasta el final del estado de alarma, sino hasta que la recuperación de la demanda haga viable el mantenimiento de los servicios. Para ello, sería fundamental reconocer formalmente a todos estos servicios su indiscutible carácter estratégico, para que puedan beneficiarse de las importantes bonificaciones previstas en la Ley de Puertos para este tipo de tráficos en las tasas portuarias.

“Desde el comienzo del estado de alarma en nuestro país, a estas navieras se les impuso una restricción, primero del 50% y posteriormente del 70%, en el transporte de pasajeros, provocando una reducción de sus ingresos de más del 50%. Adicionalmente, como consecuencia de la menor actividad económica, también se ha reducido notablemente la demanda de transporte de mercancías con lo que, en algunas líneas, sus ingresos totales han caído hasta un 70%. (…) Pero no pueden amarrar toda su flota, ya que se interrumpirían los servicios diarios a los territorios no peninsulares, provocando enseguida un desabastecimiento de bienes de primera necesidad, ya que la capacidad de almacenamiento logístico de dichos territorios es mínima. Las pérdidas que están asumiendo son muy graves; las empresas asociadas a ANAVE prevén un impacto de unos 730 millones de euros solo en el sector de los operadores de ferries y hasta agosto de 2020”.

Estas mismas empresas, por medio de ANAVE, plantearon al Ministerio de Transportes la posibilidad de utilizar parte de la partida que prevén los Presupuestos Generales del Estado para subvencionar los pasajes de los residentes no peninsulares, que serían precisamente los beneficiarios del mantenimiento de estas líneas esenciales. No ha sido así. El Gobierno central sí ha accedido a reducir tasas portuarias de carga rodada o pasaje en servicios de transporte marítimo de corta distancia mientras se prolongue el referido estado de alarma. “Se trata de una medida claramente insuficiente, a menos que se aplique retroactivamente desde el inicio del estado de alarma y se prolongue hasta que la demanda se haya recuperado”, lamentan desde ANAVE, que advierte que no pueden seguir trabajando a pérdidas.

La conexión de Ceuta está garantizada con la línea de interés público, pero las navieras recuerdan que en el abastecimiento desde la Península, de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla las navieras están trabajando sin ningún apoyo realmente efectivo. En esta situación, algunas navieras de líneas regulares podrían verse abocadas a paralizar su flota si no hay una respuesta urgente y proporcionada de la Administración al gran esfuerzo que están realizando.

“Estas medidas constituirían el apoyo que necesitan las empresas navieras que operan los servicios regulares de carga rodada y pasajeros para garantizar el abaste- cimiento de los territorios no peninsulares, así como al mantenimiento de los empleos de sus trabajadores. Más aún, ante la no descartable hipótesis de que la pandemia pudiese resurgir en el próximo invierno, el gobierno debería tener ya preparado y previsto este conjunto de medidas para su puesta en marcha tan pronto como pudieran ser necesarias”, advierten.

Las navieras advierten al Estado: sin ellas Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla quedarían desabastecidas en 48 horas