"Dicen 'un país de pandereta' con desprecio, cuando se trata de un instrumento increíble"


"Dicen 'un país de pandereta' con desprecio, cuando se trata de un instrumento increíble"
El acordeonista presenta 'Galiza', un particular homenaje a una tierra querida por el músico vasco en el que ha contado con más de 200 músicos de la región

Kepa Junkera es un hombre fundido en un acordeón, su potente y negra trikitixa. Sus dedos gruesos pulsan las teclas con una intensidad programada, como si de una máquina conjunta de dos piezas se tratara. Sus pequeñas uñas, que han ido perdiendo espacio en sus dedos, curtidos en mil conciertos y ensayos, ya prácticamente son imperceptibles a simple vista. Lo que sí que ha ganado peso en sus dedos son las durezas propias de una trayectoria de 30 años pegado a un instrumento.


Kepa Junkera, durante uno de sus conciertos. EFE

El acordeonista presenta 'Galiza', un particular homenaje a una tierra querida por el músico vasco en el que ha contado con más de 200 músicos de la región

Kepa Junkera es un hombre fundido en un acordeón, su potente y negra trikitixa. Sus dedos gruesos pulsan las teclas con una intensidad programada, como si de una máquina conjunta de dos piezas se tratara. Sus pequeñas uñas, que han ido perdiendo espacio en sus dedos, curtidos en mil conciertos y ensayos, ya prácticamente son imperceptibles a simple vista. Lo que sí que ha ganado peso en sus dedos son las durezas propias de una trayectoria de 30 años pegado a un instrumento.

Continuar leyendo...

Público en Facebook, Google+ y Twitter


Posted originally: 2013-12-18 07:22:00

Leer original

"Dicen 'un país de pandereta' con desprecio, cuando se trata de un instrumento increíble"