El Encuentro deja buen sabor de boca, pero no quita el hambre


El Encuentro deja buen sabor de boca, pero no quita el hambre

-

Miles de ceutíes volvieron a sumarse a la fiesta abarrotando las calles al paso de las imagenes

- La procesión acortó su recorrido por las previsiones, cumplidas, que anunciaban lluvia, y evitó pasar por la calle Velarde para salvaguardar el patrimonio

- Incluye galería de fotos

A la hora a la que la Sacratísima Virgen de la Esperanza pasaba por el cruce entre la calle Jáudenes y la del Dos de Mayo la multitud se agolpaba ya en los bares de la zona, muchos con los auriculares puestos, otros tantos con el móvil en la mano, en permanente actualización. Todos mirando las pantallas de la televisión para ver como en ese mismo instante Valdés salvaba un gol a cinco minutos del final del encuentro entre España y Francia. En el bar se apagaban las luces, en inequívoca señal de respeto hacia la Virgen, pero nunca la pantalla.

Por segundo año consecutivo la cita más palpitante de la Semana Santa Ceuta, la que encuentra a la Sacratísima Virgen de la Esperanza con Nuestro Padre Jesús Nazareno entre los sones ‘El Novio de la Muerte’ en la plaza de África tuvo que competir con el fútbol. Y por segundo año consecutivo la victoria, a pesar de lo anterior, se la llevó la procesión. Miles de ceutíes agolpados en la calle para ver desfilar a La Legión y procesionar a las dos imágenes. A pesar de que muchos con el rabillo del ojo y de la oreja estuvieran también pendientes de lo que acontecía en París.

La procesión vio acortado su recorrido. La versión oficial, la única, la previsión meteorológica. Se esperaban lluvias entre la una y las tres de la madrugada, espacio de tiempo en el que las imágenes debían andar por uno de los puntos clave del recorrido, la calle Velarde. Sin escapatoria posible, los cofrades decidieron no arriesgar su patrimonio y acortar el recorrido. En lugar de subir por el Revellín hacia Ingenieros para ganar la calle Velarde tras un breve paso por la de Santander, doblaron en la plaza de la Constitución hacia Jáudenes.

La rumorología, con tantos devotos como los Cristos y las Vírgenes en Ceuta, se encargó durante la jornada del martes de incendiar las redes sociales, sembrando dudas sobre los motivos de la decisión y señalando no al cielo, sino a la falta de costaleros para aguantar todo el recorrido. Al final el cielo dictó sentencia y poco antes de la una de la madrugada escupía su dictado, una tromba, pequeña, pero abundante que podría haber generado el pánico a los responsables de los pasos.

Dimes y diretes aparte, la procesión cumplió con las expectativas. Emoción a raudales en la plaza de África, respiraciones contenidos y bellos de punta. El Novio de la Muerte hizo vibrar a la plaza, quizás no la hizo retumbar como otras veces, tal vez fue la falta de eco por los asistentes, sobrecogidos por la emoción o que los legionarios cantaron más bajito. Es inefable el momento y, las razones, también. Pero la sensación compartida es la de que el emocionómetro no marcó las cotas de otros años.

Debajo de los pasos, los costaleros, bordaron su papel, meciendo las imágenes a los sones que marcaban las bandas de música con maestría y precisión durante todo el recorrido.

Vea también las imágenes de:

- El traslado

- La Pollinica

- Medinaceli