Ryanair prevé una caída de los beneficios el próximo ejercicio


Ryanair prevé una caída de los beneficios el próximo ejercicio
La compañía de bajo coste obtiene unas ganancias de 530 millones de euros el último año fiscal, un 25% más que el anterior

La compañía de bajo coste Ryanair ha advertido sobre la caída de los beneficios que prevé para el próximo ejercicio fiscal. La compañía ha publicado esta mañana las ganancias del último ejercicio, finalizado el 31 de marzo, que ascendieron a 503 millones de euros, lo que supone un incremento del 25% respecto al año anterior. La aerolínea ha destacado estos resultados "a pesar de los altos precios del petróleo y la recesión mundial", aunque también admite que fue debido "a una menor competencia".

Aun así, las perspectivas de futuro no son halagüeñas, ya que espera que los beneficios para el año fiscal 2012-2013 oscilen entre los 400 y los 440 millones, convirtiéndose en el primer año desde 2009 en que los beneficios caen. "De cara al próximo invierno, nos preocupa la recesión, la austeridad, el cambio de divisas y unas tarifas más bajas en las nuevas bases, lo que hará difícil repetir estos resultados", ha dicho el presidente de Ryanair, Michael O'Leary, quien prevé, no obstante, un incremento del tráfico del 5% para este año, hasta 79 millones de pasajeros.

Durante el pasado ejercicio fiscal, Ryanair ha abierto seis nuevas bases y ha lanzado 330 nuevas rutas, hasta superar la barrera de las 1.500 conexiones. Tras haber recibido 25 nuevas aeronaves, la flota de la compañía de bajo coste irlandesa cuenta ahora con 294 aviones.

En el pasado ejercicio fiscal, Ryanair incrementó su facturación en un 19%, hasta los 4.324 millones de euros, tras elevar su tráfico de pasajeros en un 5%, alcanzado así los 75,8 millones de viajeros transportados, frente a los 72,1 millones que registró el año anterior. Las ventas por servicios auxiliares —ventas a bordo, alquiler de vehículos y reservas de hotel— también crecieron un 8%, hasta los 886 millones de euros y el precio medio del billete se encareció un 16%.

Los costes de explotación se incrementaron un 19%, hasta 3.707 millones de euros, impulsados por el encarecimiento del combustible, que supuso un desembolso adicional de 367 millones de euros, al pasar de 1.226 millones a 1.593 millones, casi un 30% más.


Posted originally: 2012-05-21 11:02:43

Leer original