PROTESTA

Las amenazas a las enfermeras del centro de salud del Recinto se tratarán como atentado a la autoridad

Las amenazas a las enfermeras del centro de salud del Recinto se tratarán como atentado a la autoridad
Concentración de protesta contra las agresiones a personal sanitario
Concentración de protesta contra las agresiones a personal sanitario  

Trabajadores y usuarios del Centro de Salud Recinto se han concentrado en repulsa al último episodio de violencia en la Sanidad, en este caso amenazas de muerte contra personal de enfermería. Amenazas que no van a salir gratis, subrayan los convocantes:. INGESA ha advertido que el caso se tratará como un delito grave.“El personal de enfermería está considerado autoridad y se va a juzgar como un hecho muy grave de atentado a la autoridad”.

Desde el INGESA aseguran que se cumplieron todos los protocolos tras la agresión sufrida y que tanto el juez como el fiscal han considerado que no se trata de una falta leve sino que el procedimiento va a continuar como una falta grave por atentado a la autoridad. El INGESA dispone de protocolos para que la persona que sufra una agresión reciba el asesoramiento necesario para emprender acciones legales, siempre manteniendo el anonimato.

Desde SATSE se agradece especialmente la denuncia de Ingesa y la implicación de la Policía Nacional, que sirve de enlace en caso de agresiones a sanitarios, pues "tiene consecuencias" ha servido ya para tomar medidas y que el denunciado no reciba asistencia domiciliaria como hasta ahora. Para Elisabeth Muñoz, de SATSE, la clave está en que el personal empieza a estar concienciado y denuncia más, algo que deben hacer todos, animaba al término de la concentración silenciosa. “Tolerancia cero hacia las agresiones”, reivindica Muñoz recordando que la amenaza se dirige a todo el personal, animando también a “denunciar con prontitud para que los juicios se lleven a cabo también de forma rápida”.

El Sindicato Médico recuerda en un comunicao que "hoy ha sido una enfermera, pero mañana podría ser cualquier otro de los cientos de profesionales sanitarios que realizan su labor cada día en esta ciudad, con la incertidumbre de saber en qué condiciones van a acabar su jornada".

"Esta avalancha de ataques a los trabajadores de la salud, pone de manifiesto que no son suficientes ni eficaces las medidas adoptadas por la Administración (si es que ha adoptado alguna). Los médicos y enfermeros, y en especial los que prestan servicio asistencial en los domicilios de sus pacientes, se encuentran muchas veces indefensos ante los ataques propinados por ellos. Existe frustración en el colectivo profesional sanitario de tener que “trabajar” en estas condiciones y miedo continuo de ser agredido".

Desde el Colegio Oficial de Enfermería se suman a la condena a la agresión verbal sufrida el día 10 de octubre a su compañera del servicio de atención primaria, mientras realizaban su trabajo en dicho centro". "Un hecho indignante y deleznable y que por desgracia se está repitiendo con más asiduidad de la que debiera. Desde este colegio se llevará a cabo todas las medidas que tengamos a nuestro alcance para conseguir que estos hechos dejen de ocurrir y que cuando por desgracia ocurran, se condenen de una manera ejemplar".

Desde esta organización se pide a los colegiados que no silencien los episodios de agresiones que sufren, ya sean físicas o verbales. "Se recuerda a los profesionales que cuentan con servicios jurídicos a su servicio las 24 horas del día, los 365 días del año, que se debe denunciar y hacer visibles las situaciones de riesgo que se viven y se sufren en nuestros puestos de trabajo y acudir a la Justicia para que se tomen las medidas pertinentes. De la misma forma pedimos a la sociedad en general que sea consciente de la gravedad de estos hechos y a cada persona en particular, que colabore en la medida que pueda y/o le corresponda a proteger este bien común, este bien que es de todos, como lo sonnuestra sanidad y nuestros sanitarios.