CRÍTICA

CCOO lamenta que la ministra “no tenga tiempo para abordar la realidad sanitaria crítica de Ceuta”

CCOO lamenta que la ministra “no tenga tiempo para abordar la realidad sanitaria crítica de Ceuta”
María Luisa Carcedo (1 de 1)
María Luisa Carcedo (1 de 1)  

El sindicato FSC-CCOO lamenta que la ministra de sanidad, María Luisa Carcedo, haya pasado por Ceuta limitándose a actos protocolarios y sin tiempo “para abordar la realidad sanitaria crítica de Ceuta”.


“Es triste que la ministra y Vivas no tengan ocasión de sentarse pausadamente para tratar del lugar más vulnerable del país a nivel sanitario junto a Melilla”, lamentan desde CCOO, “ni tampoco esperamos en CCOO poder trasladarle los problemas de los trabajadores de nuestra sanidad. Ya en su última visita a nuestra ciudad se marchó sin haber sacado un hueco para atendernos”.

Todo ello en una ciudad que vive una “realidad sanitaria crítica” en la que “un Ceutí vivirá 5 años menos que un madrileño. Esto es debido en gran parte a que contamos con el menor número de médicos de familia, pediatras, especialistas, enfermeras....de todo el país”. “Hace ya algún tiempo- recuerdan en un comunicado-  este sindicato hizo un estudio comparativo con el resto de las comunidades autónomas (que estamos actualizando ahora). El estudio fue demoledor, este adjetivo no es gratuito ni de adorno. Cuando comprobamos que, dato tras dato, nuestra ciudad era la última en el 99% de los indicadores sanitarios nos quedamos estupefactos. Sistemáticamente somos los últimos, en criterios de esperanza de vida, años de vida saludable, tasas de mortalidad general, mortalidad por ictus, mortalidad por cáncer de pulmón, mortalidad por cirrosis hepática, mortalidad infantil, mortalidad perinatal...y lo peor es que no solo tenemos las peores cifras sino que su evolución es además la peor del país”.

Para CCOO “es como si, del tren de la sanidad del país, el vagón de Ceuta y Melilla se hubiesen descolgado quedando no ya los últimos sino cada vez más lejos de la locomotora”. Pero la situación se vuelve “más indignante” cuando comprobamos que esas terribles cifras de mortalidad “se dan en una ciudad en la que tenemos la población más joven de España y la menos fumadora y bebedora de país”.