CORONAVIRUS

La ciudad mantiene la tasa más alta de crecimiento de la epidemia

La ciudad mantiene la tasa más alta de crecimiento de la epidemia
Hospital Universitario
Hospital Universitario  

Los datos están en el centro de esta crisis sanitaria. La curva de contagios o la tasa de reproducción, el número de contagios, el de fallecidos… Las matemáticas trabajan hombro con hombro con la medicina en esta pandemia de coronavirus Covid19. Números en los que Ceuta se está quedando preocupantemente atrás, registrando el mayor número de contagios derivados de un caso, la más alta tasa de crecimiento o el menor tiempo de duplicación. Números que bajan en el resto de España pero que parecen atascarse en Ceuta.

El número reproductivo es la métrica usada para seguir el ritmo de crecimiento del virus. Este número estima a cuántas personas contagia cada infectado. Las medidas de distancia social y confinamiento buscan reducir ese número por debajo de uno, es decir menos de una persona contagiada por cada caso. Si baja de uno es señal de que el brote empieza a remitir. Un límite que, según datos del Instituto Carlos III han logrado reducir todas las comunidades salvo dos: Ceuta y Melilla, que se sitúan en 1,3.

Caso similar sucede en el tiempo de duplicación, esto es, los días que tarda en duplicarse el número de casos, y que en la mayoría de las regiones españolas supera ya los 15 días (incluida Melilla) pero que en el caso de Ceuta se sitúa en poco más de cuatro días (4,2).

Lo mismo sucede en la tasa de crecimiento, esto es, el incremento porcentual medio de casos en las dos últimas semanas, que en el caso de Ceuta es¡, con diferencia, el más alto del país, con una tasa de crecimiento por encima del 16 por ciento, casi el doble que el segundo peor dato del país.

Afortunadamente, y pese a lo trágico de la cifra de cuatro muertos (de cinco ingresados en UCI) La ciudad autónoma solo mejora, Ceuta destaca por el lado positivo en la tasa de letalidad. El Covid19 presenta en Ceuta una letalidad del 3,6 por cibnto, solo por detrás de Melilla y Galicia.

La ciudad mantiene la tasa más alta de crecimiento de la epidemia