DÍA MUNDIAL

Diagnosticar a quienes tienen el virus de la hepatitis sin saberlo, vanguardia contra la enfermedad

Diagnosticar a quienes tienen el virus de la hepatitis sin saberlo, vanguardia contra la enfermedad
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Ceuta, por su situación geográfica, es una zona endémica, por lo que la vacuna para esta enfermedad está incluida en el calendario oficial.


Este sábado se conmemora el Día Mundial de la Hepatitis B y C, conceptualmente "un proceso que implica la inflamación del tejido hepático" cuyas causas pueden ser muy variadas: infecciosas (virus, bacterias), inmunitarias (autoanticuerpos, hepatitis autoinmune…), tóxica (alcohol, drogas, medicamentos, sustancias tóxicas…), metabólica (obesidad, diabetes…), por depósitos de sustancias de causa hereditaria o por otras enfermedades (enfermedades por deposito, hemocromatosis …), por un traumatismo o por falta de riego sanguíneo (hepatitis isquémica)…

Según el doctor Cascón, digestivo del Hospital, "se puede manifestar de una forma aguda, en pocos días o semanas, o de manera crónica (meses o años)" y "puede cursar desde una forma leve con pocos síntomas o de forma asintomática, hasta formas muy graves que pueden producir un fallo hepático que puede originar la muerte en poco tiempo si no se realiza un trasplante hepático urgente".

También hay formas más insidiosas y crónicas que pueden terminar en enfermedad crónica graves como la cirrosis hepática o el cáncer hepático.

El facultativo ha detallado en declaraciones recogidas por el Gabinete de Comunicación del INGESA en un comunicado que, aunque no las más frecuentes, las más ¡conocidas son las hepatitis de origen infeccioso, que pueden ser por infecciones bacterianas -normalmente en el contexto de cuadros que afectan a más órganos y que también se manifiestan en el hígado- o por virus.

Dentro de estas últimas se puede producir por virus que no afectan específicamente al hígado ( virus del herpes, citomegalovirus, virus de la mononucleosis …) y no suelen ser graves, o por virus que afectan específicamente al hígado, las más frecuentes y conocidas son la hepatitis A, B y C aunque existen formas hasta la letra G .

Ceuta, por su situación geográfica, es una zona endémica por lo que la vacuna para esta enfermedad está incluida en el calendario vacunal

La hepatitis A se trasmite por las deposiciones de los enfermos a través de los alimentos o en situaciones de baja higiene. Pueden producirse de forma aislada, epidémica (muchos casos agrupados en un periodo de tiempo) y endémica (un número de casos altos de forma mantenida).

Ceuta, por su situación geográfica, es una zona endémica por lo que la vacuna para esta enfermedad está incluida en el calendario vacunal. Suele producir cuadros agudos, recortados y sintomáticos y muy raramente producen cuadros muy graves. No tiene tratamiento específico pero si existe vacuna preventiva.

La hepatitis B se trasmite a través de la sangre o del acto sexual, suele afectar a grupos de riesgo: personal sanitario, consumidores de drogas por vía venosa, homosexuales o personas que conviven en instituciones cerradas. Puede manifestarse de una forma aguda y limitada, y en algunos casos muy graves que requieran trasplante hepático o puede cronificarse pudiendo evolucionar a cirrosis o cáncer de hígado. Existen tratamientos antivirales que se indican en algunas circunstancias y que, aunque raramente curan la enfermedad, si la controlan. También existe una vacuna preventiva que se aplica a los grupos de riesgo.

La hepatitis C se trasmite también través de la sangre, y existen igualmente grupos de riesgo aunque hay numerosos pacientes afectados que no pertenecen a ninguno de estos grupos. Raramente se manifiesta de forma aguda, no produce síntomas o son escasos e inespecíficos, en su mayoría se cronifican pudiendo desarrollar complicaciones como la cirrosis hepática y el cáncer de hígado. No existe vacunación para esta infección pero actualmente disponemos de tratamientos antivirales muy eficaces que llegan a curar la enfermedad, por esto la estrategia actual es llegar a diagnosticar a aquellos pacientes que son portadores del virus sin conocerlo.