CONSEJOS DE INGESA

Si es diabético y hace Ramadán, lea esto atentamente

Si es diabético y hace Ramadán, lea esto atentamente
Archivo
Archivo  

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria quiere incidir este año en el cuidado que deben tener aquellos pacientes con diabetes que desean cumplir el Ramadán.

Ya que durante el Ramadán se practica ayuno absoluto (sólidos y líquidos) desde la salida del sol hasta el ocaso, y que durante ese periodo se practican dos comidas diarias -una antes de la salida del sol que suele practicarse cerca de las 4.00 a.m., y la segunda tras concluir el ayuno con la caída del sol- con la ingesta de alimentos tradicionales con gran contenido en carbohidratos, es imprescindible evitar complicaciones agudas, fundamentalmente hipoglucemias y deshidratación, en especial en pacientes diabéticos.

Así, previo al comienzo del Ramadán, se aconseja hacerse un control bioquímico (perfil glucémico, Hb A1c, lípidos), control de tensión arterial y descartar la presencia de complicaciones.

Los pacientes que sufren riesgo muy alto de complicaciones para la salud con el ayuno son las embarazadas, los que sufren enfermedad aguda intercurrente, diálisis o mal control metabólico sostenido, así como aquellos con  hiperglucemia severa, cetoacidosis o coma hiperosmolar en los 3 meses previos.  Por otra parte, los pacientes con   hiperglucemia moderada, insuficiencia renal, complicaciones macrovasculares, comorbilidad o factores de riesgo asociados y aquellos bajo tratamiento psico-farmacológico tienen un factor de riesgo alto  de complicaciones durante el ayuno. Los pacientes con riesgo moderado son aquellos que tienen un tratamiento con insulinas de acción rápida o glinidas con buen control y los que tienen riesgo bajo son los pacientes bien controlados, en tratamiento con dieta y metformina.

El INGESA recomienda durante el mes Sagrado del Ayuno limitar el consumo de carbohidratos simples sustituyéndolos por carbohidratos complejos (arroz basmati, cahapati o naan). Incluir frutas, vegetales y yogur en ambas comidas. Practicar el Sehri inmediatamente justo antes de la salida del sol y no en la madrugada, así como la ingesta abundante de líquidos no azucarados.

En concreto, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria hace las siguientes recomendaciones:  

Es fundamental que las personas con diabetes cuenten con medios de monitorización de su glucemia.

Se debe evitar el exceso de actividad física durante el Ramadán.

Interrumpir inmediatamente el ayuno en caso de glucemias excesivamente bajas o altas. Educar a familiares y personas con diabetes en autocuidados, incluyendo signos y síntomas de hiper e hipoglucemia.

A las mujeres gestantes diabéticas debería recomendarse enérgicamente que no ayunasen por el riesgo de muerte y discapacidad tanto para ellas como para el feto.

Para aquellos medios de comunicación interesados en obtener más información, mañana miércoles 16 de mayo a las 10 de la mañana, la educadora en diabetes del Centro de Salud de El Tarajal, Rosa Rodríguez, dará una charla sobre las recomendaciones a seguir durante el Ramadán en la Asociación de Vecinos del Príncipe Alfonso.