CORONAVIRUS

Guerrero sólo ve el uso del barco como hospital en un escenario “catastrofista”

Guerrero sólo ve el uso del barco como hospital en un escenario “catastrofista”
Javier Guerrero./archivo
Javier Guerrero./archivo  
Cree que aún es pronto para hablar de un plan de desescalado propio para Ceuta como ha planteado Canarias

El consejero de Sanidad, Javier Guerrero, ha explicado este viernes que el buque Galicia, que la Armada ha atracado en el Puerto de Ceuta para prestar labores de apoyo en la lucha contra la pandemia, “sería un recurso de última hora ante una situación catastrofista” a la que espera no llegar. “Actualmente estamos en buena predisposición. Antes de llegar al barco tenemos los dos hoteles, el Parador y el Puerta de África, para medicalizar. El barco siempre sería ante una situación catastrófica. Nunca podrá albergar casos de la pandemia; no tiene ventilación ni aislamientos adecuados. Está para prestar labores de apoyo y eso nos va a venir fenomenal poder contar con todo su saber hacer, profesionalidad y experiencia”, ha explicado Guerrero.

Esas labores de apoyo pasan por la desinfección de lugares públicos, pero cerrados, como, en este orden, los lugares de trabajo de Policía Local, Guardia Civil, Bomberos, la prisión y espacios comunes de residencias de mayores.

Guerrero se ha sentado ante la prensa para hacer balance de las actuaciones de su Consejería desde que empezara la pandemia. Un balance positivo en el que ha mezclado a partes iguales e igualmente insistentes reconocimiento y agradecimiento al gran esfuerzo y labor de todos los profesionales implicados y como fruto de ese trabajo el hecho de que Ceuta tenga “la menor tasa de contagios del país” y la ciudad esté en una posición muy ventajosa para afrontar esta pandemia.

Esos trabajos, ha explicado Guerrero, empezaron el día 30 de enero al recibir aviso de la Organización Mundial de la Salud de lo que podía suponer la Pandemia. Su ejemplo, del que se desconoce si han seguido otras autonomías, habría servido para prevenir situaciones. Básicamente según el relato de Guerrero este viernes, a partir del día 30 la Consejería lo que comenzó a hacer fue una planificación para un escenario de contagios masivos manteniendo reuniones e impartiendo formación específica a un gran número de colectivos y revisando protocolos de actuación.

Desde el Colegio de Médicos o Cruz Roja al Colegio de Farmacéuticos, el personal del 112, el personal propio de la Consejería, la Comandancia General, la Prisión, las residencias de mayores, agencias de viajes, hoteles, mutuas, Colegio de Veterinarios, el de Psicólogos, Policía Local, Centros de Menores, etc ha ido enumerando Guerrero algunos de los colectivos con los que Sanidad fue estableciendo protocolos de actuación en previsión de la posible llegada de la pandemia, el último en modificarse de los protocolos a seguir ha sido el de los cementerios.

“Especial hincapié quiero hacer porque nos tenemos que sentir todos muy orgullosos de cómo se ha abordado el blindaje a las tres residencias de mayores de la Ciudad”, ha explicado Guerrero. Residencias que permanecen cerradas a cal y canto al exterior y al virus y que a diferencia de lo que ha sucedido en otros territorios, como Madrid, donde han sido la parte más castigada por el virus, no están registrando casos.

“En esa primera fase informativa estuvimos trabajando de un modo coherente y coordinado antes de declarar el Estado de Alarma. Estábamos en ello y también mantuvimos reuniones con colegios y guarderías, porque estábamos viendo la rápida propagación del virus. Suspendimos la Cuna y la Semana Santa, que fuimos pioneros en toda España, gracias al apoyo de la Iglesia y del Consejo de Hermandades”, ha proseguido su explicación Guerrero.

A pesar de que en la vista atrás el consejero lo ha hecho en positivo y apuntando que las cosas se han hecho bien, lo cierto es que él mismo declaró el martes 10 de marzo que hasta el último instante había tratado por todos los medios de no suspender la carrerea de la Legión. Y a pesar de esa previsión, en Ceuta no han faltado los lugares comunes del resto de España de problemas con el material de protección para el personal público que ha seguido trabajando, como por ejemplo la Policía Local, y las quejas de los representantes sindicales de la Administración Local en ese sentido han sido constantes en Ceuta como en el resto del país. El propio Gobierno local ha llegado a alzar la voz para pedir mascarillas para conductores de taxis y autobús, al tiempo que Guerrero quitaba practicidad al uso de este material de protección. Una utilidad la de las mascarillas que la propia Organización Mundial de la Salud está revisando y a su estela el resto del mundo. De momento, Guerrero ha confirmado que no hay una posición clara respecto a hacerlas obligatorias para la población en general, pero que si se diera ese paso, el Gobierno pediría al Ministerio que surtiera a la ciudad.

Aún así, Guerrero ha manifestado que “no nos pilló de sorpresa porque teníamos material aquí y compramos más material, a las dos semanas empezamos a pedir”, se ha limitado a despejar al ser preguntado por las razones para esos problemas a pesar de la previsión a la que acababa de aludir.

Tanto así, que otra de las preguntas lanzadas por la prensa tras escuchar su exposición ha incidido en pedir una explicación por lo que parecía un cambio de posición de una visión catastrofista a una optimista. Esa visión catastrofista a la que han aludido compañeros de otro medio estaría referida a las intervenciones anteriores del propio presidente Vivas en las que en un tono de gran seriedad había aludido a la necesidad de tomar medidas por parte de las dos Administraciones, pero especialmente por parte de Ingesa para controlar la situación, haciendo hincapié, precisamente en la falta de materiales para luchar contra el virus, protección y test.

Guerrero lo ha negado: “Creo que nunca he expuesto una visión catastrofista. Siempre he intentado tranquilizar y razonar y ser sensato desde ese punto de vista, trasladando las normas y recomendaciones. Estas recomendaciones y normas que hemos ido estableciendo desde el 30 de enero se están viendo sus frutos ahora. Pocas ciudades pueden decirlo en España. Tenemos la tasa más baja”, ha despejado Guerrero.

Plan de desescalado propio

Y esa situación es la que espera que siga dándose en la ciudad. El famoso pico de la curva. Todo dependerá “de que se hagan más pruebas para saber la situación que estamos desarrollando, espero que el pico, creo, nos podemos equivocar, pero esperemos que no tengamos un repunte y sigamos en esta fase de meseta. Espero que no tengamos ese pico y nos mantengamos en esta situación”, ha explicado Guerrero.

Y en esta situación cabe pensar que Ceuta podría seguir los pasos de Canarias, que ayer mismo planteó en una reunión telemática de todos los responsables autonómicos de sanidad y el Ministerio un plan de desescalado del confinamiento específico para las islas, y es que Canarias sí que es la autonomía que presenta una menor tasa de contagios por población: Canarias cuenta con 86 casos por cada 100.000 habitantes por los 98 de Murcia y los 107 de Ceuta, las tres regiones con menor incidencia del virus, según los datos oficiales de este viernes. 

Pero Guerrero ha puesto freno a esas aspiraciones, como lo hizo el propio ministro en la reunión telemática de este jueves. “Hay que tener mucho cuidado con eso. Yo me ofrecí a intervenir en el plan de desescalada en Ceuta cuando tuviéramos la convicción de que no íbamos a tener más repuntes. El ministro le pidió a Canarias que esperaran un poco”, ha reconocido Guerrero.

Guerrero también ha respaldado al superintendente de la Policía Local tras las críticas recibidas de todos los sindicatos policiales la pasada semana.

Guerrero sólo ve el uso del barco como hospital en un escenario “catastrofista”