INGESA

Ingesa baraja instalar arcos de seguridad y vigilancia a pacientes con antecedentes en consulta

Ingesa baraja instalar arcos de seguridad y vigilancia a pacientes con antecedentes en consulta
Archivo.
Archivo.  

El INGESA estudia nuevas medidas para poner coto a las agresiones a personal sanitario, entre ellas la instalación de arcos de seguridad o la escolta a pacientes potencialmente agresivos o con conductas adictivas, así como ubicar en un solo punto vigilado las rectas de fármacos psicotrópicos, las más conflictivas.

Desde Ingesa, saliendo al paso de las críticas sobre el aumento de las agresiones a sanitarios, subrayan que las dependencias sanitarias en Ceuta están dotadas de los medios físicos y humanos" apropiados y proporcionados a su tamaño y función, incluida la seguridad privada", aunque, admiten, "no obstante ello, se producen, como desgraciadamente sucede en el resto del territorio nacional, agresiones al personal sanitario".

Unas agresiones a las que quieren poner coto con nuevas medidas que contemplan incluso la instalación de arcos de seguridad, vigilancia y escolta en consulta a pacientes con antecedentes o el establecimiento de puntos únicos dotados de vigilante en cada centro de salud para la prescripción de fármacos psicotrópicos"."En nuestra ciudad, se ha comprobado que la mayoría de estas incidencias están relacionadas con personas que exigen recetas de fármacos psicotrópicos, un problema, recuerdan, "con implicaciones sociales y económicas, más allá de las estrictamente sanitarias, que dificultan su resolución".

En el ámbito de responsabilidad del INGESA en Ceuta, puntualizan desde la Direción Provincial, se está haciendo un seguimiento de cada agresión y del cumplimiento de los protocolos establecidos para los casos de violencia, "y se está prestando asistencia letrada a todas las víctimas, personándose el INGESA a través de su técnico letrado en los juicios. Igualmente, se está estudiando cómo mejorar las medidas de seguridad, siempre dentro de su marco jurídico y competencial".

En el ámbito nacional, recuerdan desde INGESA, el pasado 5 de julio se presentaba en Madrid por parte de los Ministros de Interior y Sanidad, Juan Ignacio Zoido y Dolors Montserrat, en respuesta al compromiso contraído con la Organización Médica Colegial, la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad del Estado sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la salud; el protocolo de actuación incluye medidas preventivas, asistenciales, investigativas, formativas e informativas, con el objetivo de combatir este fenómeno y generar confianza en las víctimas a la hora de denunciar, hecho importantísimo para garantizar que estas reprobables conductas sean sancionadas. Se introduce la figura del Interlocutor Policial Territorial Sanitario, como cauce de comunicación entre los cuerpos policiales y los responsables de los centros sanitarios.

Al mismo tiempo, se ha anunciado la creación de un Observatorio de Seguridad Integral en Centros Hospitalarios que elaborará un catálogo y clasificación de los mismos, según sus medidas de seguridad, para poder mejorarlas. Por último, se está trabajando en la creación de un Sistema de información de Agresiones del Sistema Nacional de Salud, que reunirá los datos, identificará puntos críticos, y elaborará una evaluación periódica de incidentes y medidas adoptadas. Entre las medidas ya adoptadas, se ha incluido a los profesionales sanitarios dentro del concepto jurídico de autoridad pública.