El INGESA cree que la clínica local de radioterapia estará funcionando en un año o menos

La consejera de Sanidad y el director territorial del INGESA, este lunes, en rueda de prensa.

Buenas noticias para Ceuta. El director territorial del INGESA, Fernando Pérez-Padilla, ha asegurado este lunes que no hay nubarrones presupuestarios en el horizonte del proyecto para dotar a la ciudad de una clínica local de radioterapia, un proyecto que marcha "muy avanzado" en lo que a las negociaciones entre la Administración y la futura prestataria del servicio, 'Genesis Care', se refiere.

De acuerdo con sus estimaciones, el equipamiento que se levantará en una parcela municipal cerca del Hospital Universitario debería estar terminado en el plazo de un doce meses o menos. El INGESA piensa prorrogar este mes durante "un año" su contrato con la compañía para que los enfermos ceutíes sigan recibiendo tratamiento en Algeciras.

"Recientemente visité las instalaciones de la localidad gaditana y me avanzaron que la clínica local tendrá medios más avanzdos que servirán para reducir complicaciones y evitar ingresos por patologías asociadas", ha avanzado Pérez-Padilla, al que se ha plantedo que la construcción y equipamiento del centro ceutí se demorará "unos seis meses" cuando arranque.

Salvo pórroga, 'Clínica Radón' ('Grupo Oncosur', de 'Genesis Care') debe solicitar antes de Nochebuena las licencias de obra y apertura de la clínica radiológica para la que se le ha adjudicado la concesión demanial durante 50 años de casi mil metros cuadrados de suelo público junto al Hospital Universitario. Las obras deberán iniciarse y estar finalizadas en los plazos que se señalen en la licencia.

El Negociado de Patrimonio le adjudicó en junio un solar de titularidad pública mediante una concesión demanial para medio siglo a cambio de 7.200 euros al año con uno de carencia para que construya una clínica de radioterapia y oncología que permita recibir sus tratamientos sin tener que trasladarse a Andalucía a los aproximadamente cien enfermos de cáncer locales que, de media anual, se deben desplazar ahora.

La clínica deberá prestar “como mínimo” tratamientos convencionales con fotones, con electrones para tumores superficiales y avanzados para los de pequeña dimensión con el fin de abarcar “la totalidad de los indicados para radioterapia”.