COVID-19

El INGESA ya ha empezado a utilizar las pruebas rápidas de detección del coronavirus

El INGESA ya ha empezado a utilizar las pruebas rápidas de detección del coronavirus
Javier Guerrero.
Javier Guerrero.  

Cinco casos positivos. Ningún fallecido. Ningún ingresado en las unidades de cuidados intensivos del Hospital Universitario. Esa es la foto fija que, este viernes por la mañana, ha hecho el consejero de Sanidad del Ejecutivo local, Javier Guerrero, de la batalla contra el coronavirus en Ceuta, donde ya han comenzado a realizarse pruebas rápidas de detección por parte del INGESA, que a partir de ahora podrá tener los resultados en pocas horas en lugar de varios días.

El miembro del Ejecutivo local ha incidido en la necesidad de respetar la mejor receta conocida para prevenir la expansión del Covid-19, "quedarse en casa", y ha vuelto a censurar la actitud de los "irresponsables" que se ponen en riesgo y colocan en peligro al resto de la ciudadanía saliendo a la calle sin necesidad e intentando "ocultarse" o "engañar" a las Fuerzas de Seguridad.

El también médico ha explicado que en su caso es partidario de que "al menor síntoma" se hagan test rápidos a los ciudadanos para confirmar o descartar que tengan el coronavirus, aunque ha señalado que su empleo masivo, en personas asintomáticas, no tendría sentido, sobre todo teniendo en cuenta la escasez existente de medios para realizarlas.

Sanidad se ofrece a Ingesa

En ese sentido, horas después del Consejo de Gobierno, ya por la tarde, el Gobierno de la Ciudad ha informado mediante un comunicado que la Consejería de Sanidad se ha puesto en contacto con el Ingesa para, si se acuerda la realización de tests masivos en todo el territorio nacional como medida para frenar la expansión del coronavirus, Ceuta no sea una excepción, ofreciendo la Ciudad el apoyo que sea necesario en aras a ese objetivo.

Este ofrecimiento se une al que ha trasladado el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, al presidente del Colegio Oficial de Médicos de Ceuta para que el Hotel Puerta de África permanezca abierto ante la posibilidad de que pudiera ser utilizado en una eventual situación de emergencia sanitaria.

La Ciudad Autónoma ha decidido "cerrar a cal y canto" las residencias de mayores, a las que solo pueden los trabajadores y ni siquiera los proveedores, que dejan sus abastecimientos en la puerta. Los ancianos son la población de mayor riesgo ante esta pandemia y el colectivo en el que se concentran el mayor número de fallecimientos.

El INGESA ya ha empezado a utilizar las pruebas rápidas de detección del coronavirus